Razas similares al Gronlandshund (Perro de Groenlandia)

El Gronlandshund está emparentado con el Husky Siberiano y el alaskan malamute; su parentesco se evidencia tanto por su silueta como por su comportamiento y aptitudes. Con una envergadura y una capa más variables que los de sus dos «primos», en realidad representa una especie de compromiso entre ellos (en particular en lo que concierne a la velocidad y las cargas que puede soportar).

El Gronlandshund o Perro de Groenlandia está emparentado con el Husky Siberiano y el Alaskan Malamute. Su parentesco se evidencia tanto por su silueta como por su comportamiento y aptitudes. Con una envergadura y una capa más variables que los de sus dos “primos”, en realidad representa una especie de compromiso entre ellos (en particular, en lo que concierne a la velocidad y las cargas que puede soportar). El Alaskan Malamute, que debe su nombre al de la tribu india de los mahlemiuts, del noroeste de Alaska, es la “locomotora de la nieve”, un sobrenombre bastante expresivo de su potencia y resistencia. Sin embargo, no es muy veloz y por eso cada vez se le ve menos en las carreras, pero sí se adapta bien a los viajes largos gracias a su formidable resistencia.

Fue introducido en Estados Unidos después de 1900, cuando terminó la fiebre del oro en Klondike. Los primeros tiros que ganaron las grandes carreras de trineos con perros se componían de malamutes y las jaurías de personajes como John Hagness o Scotty Alian lograron entrar en la leyenda. La raza fue reconocida por el American Kennel Club en 1935 y desde entonces cuenta con un estándar y un club de la raza. El Malamute -muy popular en Estados Unidos- fue introducido en Europa en 1959 (primero en Gran Bretaña) y se ha convertido en el perro de trineo más difundido después del Husky. Es un perro afectuoso, aunque por encima de todo está hecho para vivir en jauría; su independencia de carácter exige que se le trate con firmeza.

A pesar de su buena estatura (el macho mide en promedio 63,5 cm a la cruz y peso cerca de 40 kg) no es un perro de guarda.

Cuáles son las principales razas similares al Gronlandshunds (Perro de Groenlandia)

El Husky Siberiano que se ha convertido en un perro de compañía muy buscado gracias al atractivo de sus ojos azules. Por desgracia, diría yo, pues este perro no está hecho para vivir en el interior (ni siquiera en el reducido espacio de un jardín). A pesar de su dulzura y sociabilidad, es ante todo un perro de carreras, el más rápido de todos y figura en la mayoría de los tiros de competición.

Desde 1909 ha ganado todas las carreras norteamericanas (al parecer fue inroducido por los rusos, cuando éstos ocuparon Alaska en el siglo XVIII). EL Husky es de tamaño mediano, de constitución algo más ligera que los otros perros de trineo; el mocho mide de 54 a 60 cm (máximo) al hombro, con un peso de 20 a 27 kg.

El Perro Esquimal Canadiense es una raza que no está reconocida por el American Kennel Club pero, en cambio, el Canadian Kennel Club lo ha aceptado nuevamente. No hay que confundirlo con el Perro Esquimal de Groenlandia, el cual sí está reconocido por la Federación Cinológica Internacional (FCI). Sus dos estándares son diferentes aunque de hecho los dos perros se parecen bastante.

Razas similares al Harrier

Para valorar los harriers hoy que diferenciarlos en particular de los anglofranceses de caza menor que son perros más ligeros y distinguidos y que, por regla general, tienen la caña nasal más larga, el cráneo mucho menos ancho y las orejas implantadas bajas, finamente giradas y largas. Tampoco son comparables con los perros que descienden del saint-hubert como los perros sabuesos suizos, los brunos del Jura, los sabuesos españoles y por supuesto, los segugios.

Para valorar los harriers hay que diferenciarlos en particular de los anglofranceses de caza menor, que son perros más ligeros y distinguidos y que, por regla general, tienen la caña nasal más larga, el cráneo mucho menos ancho y las orejas implantadas bajas, caídas y largas. Tampoco son comparables con los perros que descienden del Saint-Hubert como los perros sabuesos suizos, los brunos del Jura, los sabuesos españoles y por supuesto, los segugios.

No es el tamaño lo único que diferencia al harrier del Beagle-Harrier, pues su morfología también es muy diferente, ya que el Beagle-Harrier es un perro más armonioso y esbelto que el Harrier y éste es un hunter marcado por la sangre Foxhound. A pesar de lo cuál, también resulta muy diferente del Foxhound por su tamaño y envergadura. Los harriers se parecerían más al Hamilton Stovare.

Principales razas similares al Harrier

En todo caso este perro creado por A. P. Hamilton, es un raza más ligera con orejas planas que no tienen forma de V, y también es más distinguido. Lo mismo ocurre con los noruegos Hygenhund o Haldenstovare que por su fisonomía general, se parecen a los anglofranceses de caza menor y a los harriers, aunque carecen de la fuerza de estos últimos. Igualmente se podría pensar en el Perro Sabueso Helénico (Hellinicos Ichnilatis y el Dunker Noruego) de orejas cortas y planas, que apenas se encuentran fuera de sus respectivos países.

Sin embargo, a pesar de todas los disparidades mencionadas no sería fácil afirmar que todas estas razas de perros no británicos, no han recibido un cierto aporte del Harrier. Los ingleses no se enfadarán si nos inclinamos a pensar que los West Country Harriers del Quarme Pock, que aparecen en la magnífica lámina de T. Evester Lloyd, en el excelente “Hound of the World” de lord Buchanan Jordine, son anglofranceses de caza menor a pesar de lo oreja un poco corta y a veces demasiado plana.

Reglamento de las competencias de agility

En los concursos de agility todos los obs­táculos están reglamentados por la FCI a fin de conferirles homogeneidad y seguri­dad. El reglamento de la FCI contempla también las diversas penalizaciones de las que son objeto los perros que no su­peran alguno de estos obstáculos.

En los concursos de agility todos los obs­táculos están reglamentados por la FCI a fin de conferirles homogeneidad y seguri­dad. El reglamento de la FCI contempla también las diversas penalizaciones de las que son objeto los perros que no su­peran alguno de estos obstáculos.

Cuál es el reglamento de las competencias de agility

Todos los obstáculos deben cumplir las normas y dimensiones fija­das en el Reglamento de la Federación Cinológica Internacional (FCI) tales como reunir unas condi­ciones de seguridad en su construcción, ser fáciles de instalar y trasladar, así como tener superficies an­tideslizantes en zonas de contacto, etc.

Para facilitar su aprendizaje, se pueden encua­drar, por su afinidad en la forma de acometerlos, en cuatro grupos: salto, contacto, paso y parada.

Para superar los obstáculos es conveniente utili­zar una voz en cada grupo con independencia de otras para detener o aumentar la velocidad, etc.

Salto

Para superarlos es necesario dar un salto, bien en al­tura o longitud, incluso a veces un conjunto de va­rios saltos, cuando éstos se unen formando un com­binado de dos o tres obstáculos. La altura máxima a superar en clase «Standard» es de 75 cm y de 40 cm para la clase «Mini». Los obstáculos pueden ser: vallas de diversas formas, seto de bre­zo, viaducto con torres, salto de longitud, ría y caba­lletes.

Contacto

Tienen que superar como característica común, tra­mos ascendentes, descendentes, pasos estrechos y elevados con zonas de obligado contacto con sus ex­tremos, por lo que se hace necesario acometerlos con potencia, equilibrio y decisión, evitando entrar o salir en ellos de salto, con el consiguiente riesgo de cometer ima penalización de cinco puntos: balancín, pasarela y empalizada.

Paso

La circunstancia común en los obstáculos de este grupo es la correcta introducción en los mismos, así como poseer una gran decisión por parte del perro para acometerlos, al no ver la salida ni claridad en alguno de ellos. Es necesario que el guía facilite la exacta orientación hasta el mismo momento de su entrada: slalom, túnel rígido y túnel flexible.

Parada

En ambos casos el perro llega, sube de un salto o sencillamente se introduce en el interior, adopta la posición marcada por el juez antes del comienzo de la prueba, idéntica para todos los participantes y es­pera la cuenta atrás de cinco segundos: mesa y zona de parada sobre el suelo.

Schnauzer Estándar (Schnauzer Mediano)

Antiguamente denominados «pinschers de pelo duro», los schnauzers son perros robustos, de aspecto imponente, pero de comportamiento tranquilo y reposado.

Antiguamente denominados “Pinschers de Pelo Duro”, los schnauzers son perros robustos, de aspecto imponente, pero de comportamiento tranquilo y reposado.

Según parece, su existencia se remonta a épocas muy lejanas, puesto que los restos fósiles de perros que habitaban en el neolítico (el llamado “perro de las turberas”) guardan un sorpren­dente parecido con la osamenta de los schnauzers actuales. Más recientemente, en los tiem­pos en que se viajaba a caballo y en carruajes y diligencias, el Pinscher se conocía también como “Grifón de Cuadra”, puesto que, por su resistencia y fortaleza, solía acompañar a los via­jeros corriendo al trote junto a los caballos, y compartía luego las cuadras con éstos.

Schnauzer Estándar (Schnauzer Mediano) como mascota

No obstante, su “entrada” en las sociedades cinófilas y la fijación de su estándar (así como su denominación actual) no se hicieron realidad hasta principios del siglo XX. El Schnauzer es un perro inteligente, fuerte y trabajador, de carácter reposado y extraordinariamente fiel con su dueño. Excelente perro de guarda, agradece los paseos en familia y no desdeña los juegos con los niños.

Características del Spitz

El spitz es uno de los perros domésticos más antiguos que existen, pues se considera que desciende directamente de los perros de las turberas del neolítico y que convivió con el hombre en los poblados prehistóricos.

El Spitz es uno de los perros domésticos más antiguos que existen, pues se considera que desciende directamente de los perros de las turberas del neolítico y que convivió con el hombre en los poblados prehistóricos.

Con diversas variedades, distintas en tamaño y color, todos ellos tienen evidentes característi­cas comunes, como el aspecto lupoide, con orejas erguidas, hocico puntiagudo y cola peluda.

Perro de guardia, de caza y de arrastre, su carácter sociable y su gran ductilidad lo han conver­tido, sin lugar a dudas, en “el mejor amigo del hombre”. Es un animal curioso y atrevido, pro­visto de un suntuoso pelaje y muy seguro de sí mismo. Notablemente inteligente, se le puede adiestrar sin dificultad y, además, es receptivo a aprender numerosos trucos y es capaz de desempeñar todas las tareas que se le confíen.

Es de carácter activo y muy juguetón, bastante ladrador, pero también tierno y afectuoso. En especial las variedades medianas y grandes se lle­van maravillosamente bien con los niños, con los que mantiene una perfecta camaradería.