Adiestrar a un Galgo Afgano



Categorías

Artículos Mas Leídos

Nombres para perros hembra

Toda cachorra necesita un nombre para poder comunicarse con los humanos. Pero dicho nombre debe ser fácil de comprender, corto y que no se confunda con otras palabras.

Origen del American Pit Bull Terrier Red Nose

El American Pit Bull Terrier Red Nose es una variedad del Pit Bull Terrier, descendiente de la Old Family Red Nose de Irlanda. La variedad americana fue obtenida por cuidadosa selección de los ejemplares irlandeses.

Nombres para perros machos

Es muy importante nombrar a nuestro cachorro para que sepa cuándo nos dirigimos a él o lo llamamos. Pero es importante que el nombre sea simple, corto y claro.

El Mastín Tibetano, un gigante con melena de león

El Mastín Tibetano es un perro originario de la región del Tíbet que se supone habría aparecido hace cerca de diez mil años. Estos dogos fueron empleados para el cuidado de los rebaños nómadas.

Crecimiento perros Las etapas del crecimiento de los perros

Aprende sobre las etapas del crecimiento de los perros y sus características.

Publicado el 19 de julio de 2012

 El arte de adiestrar a un Galgo Afgano

Quien tiene un Galgo Afgano sabe que esta raza tiene una personalidad muy particular y que no suelen gustarle las órdenes, por eso es necesario que antes de adquirir un cachorro de esta raza lo pienses muy bien para evitarte futuros dolores de cabeza.

La personalidad de un Afgano es libre e independiente, tanto que algunos propietarios de esta raza preferirían no haberlos conocido. Esta raza es muy inteligente, a pesar de algunos rankings de inteligencia canina que circulan por allí y como tal, suele tener sus propios criterios. Por eso la manera más sencilla de convivir con uno de estos perros es aceptarlo tal cual es.

Aunque parezcan distantes y fríos, estos perros pueden ser cariñosos y fieles, aunque no sea tan sencillo el darse cuenta de ello. Su inteligencia no está en su capacidad de aprender trucos u obedecer al adiestramiento, pues no les interesa en absoluto. Los Afganos se comportan como les place y no se preocupan por las consecuencias.

Quien desee adquirir un perro de esta raza, debe pensar que tendrá que manejarlo como a un igual, pues no admite otro trato. Es más, pueden mostrar cierta agresividad si no se les trata con respeto o se intenta obligarlos a hacer algo contra su voluntad.

Claro que no todos los ejemplares son idénticos, pero para comenzar debemos saber que no son adecuados para familias con niños pequeños, ya que estos perros no admiten travesuras y pueden llegar a atacar a los más chicos, aunque por lo general se tornan introvertidos y huidizos. Si tienes niños, mejor busca un Boxer u otra raza de perro que se lleve bien con los pequeños.

Es preciso que el dueño de uno de estos perros aprenda a interpretar el lenguaje corporal de su mascota para conocerlo plenamente y así poder comunicarse mejor. Por su parte, el perro está dotado de una gran capacidad para comprender al humano, sólo que será él quien decida si vale la pena obedecer las órdenes. Por eso no debemos extrañarnos si parece no comprender palabras como: siéntate, ven acá, quieto, silencio, etc.

En los últimos tiempos, los criadores se han preocupado de este problema y han logrado ciertas mejoras en su temperamento para facilitar la convivencia. Pero sólo el cariño y la paciencia pueden llevarnos al éxito en el adiestramiento de este Galgo.

Para comenzar, debemos iniciar a nuestro Galgo a una edad muy temprana en las tareas de adiestramiento, principalmente con lo que respecta a sus necesidades fisiológicas, uno de los temas que mayores problemas causa a los dueños de esta raza. Debemos establecer una zona para que haga sus necesidades y acostumbrarlo a ella.

El Afgano establece un fuerte lazo con su amo y suele ser bastante posesivo aunque no lo evidencie. Pero puede tener actitudes como fingir no reconocer a su amo al regresar a casa, como venganza por el momentáneo abandono.

No se trata de un perro sumiso ni servil, por lo que es necesario educarlo con mucha paciencia e inteligencia para lograr que no muerda los muebles o los zapatos, que haga sus necesidades en el sitio indicado y que no muerda a su amo. El truco está en marcarle todos sus errores, de lo contrario se adueñará del mando de la casa.

Esta raza como todo Galgo, necesita correr libremente para disfrutar de su potencia física y de la libertad. Si no lo sacas a correr a diario, probablemente se convierta en un destructor incontrolable. Es recomendable que lo saques a un parque de grandes dimensiones, pues de lo contrario, comenzará a correr y no tardará en llegar a la calle, lo cual puede ser muy peligroso.