Cementerios de mascotas



Categorías

Artículos Mas Leídos

Nombres para perros hembra

Toda cachorra necesita un nombre para poder comunicarse con los humanos. Pero dicho nombre debe ser fácil de comprender, corto y que no se confunda con otras palabras.

Origen del American Pit Bull Terrier Red Nose

El American Pit Bull Terrier Red Nose es una variedad del Pit Bull Terrier, descendiente de la Old Family Red Nose de Irlanda. La variedad americana fue obtenida por cuidadosa selección de los ejemplares irlandeses.

Nombres para perros machos

Es muy importante nombrar a nuestro cachorro para que sepa cuándo nos dirigimos a él o lo llamamos. Pero es importante que el nombre sea simple, corto y claro.

El Mastín Tibetano, un gigante con melena de león

El Mastín Tibetano es un perro originario de la región del Tíbet que se supone habría aparecido hace cerca de diez mil años. Estos dogos fueron empleados para el cuidado de los rebaños nómadas.

Crecimiento perros Las etapas del crecimiento de los perros

Aprende sobre las etapas del crecimiento de los perros y sus características.

Publicado el 3 de febrero de 2012

Cementerios de mascotas y crematorios

Cuando adoptamos un perro, es normal que lo consideremos como un miembro de la familia y que nos ocupemos de brindarle todos los cuidados que necesite para que tenga una vida feliz y confortable. Esa es nuestra forma de corresponder a todas las alegrías que un perro nos brinda, su cariño desinteresado, su devoción y su compañía, de modo que cuando llega el momento de despedirnos, muchas veces sentimos la necesidad de dejar constancia física de nuestro cariño y es allí donde nos hacen falta los cementerios y crematorios de mascotas.

Porque de eso se trata, de mitigar nuestro dolor con una expresión física del mismo, ya que un entierro o cremación, no ayudará en nada a nuestro amado perro. Como no ayudamos en nada a las personas que amamos y enterramos en cementerios. Esto es parte del ancestral culto a los muertos, que es una expresión muy genuina de cariño por alguien, sea humano o perro y que no tiene nada de malo emplearla en nuestro proceso de duelo. Pero debe quedar claro que los cementerios de mascotas, no son para los perros, sino para nosotros, de modo que quien no tenga la disponibilidad para sepultar de forma humana a su can, no significa que lo quisiera menos, sino que debió disponer de sus restos, de otra forma.

Hecha esta aclaración, veamos cómo funcionan los cementerios y los crematorios para perros.

Cementerios de mascotas

Los cementerios y crematorios para perros

Si tenemos una mascota, sabemos que su expectativa de vida es menor que la nuestra, por tanto, siempre debemos estar preparados para su muerte. Es posible que tomemos la muerte como algo natural y afrontemos la disposición de los restos de nuestro perro como si se tratase de un trámite que debemos hacer de acuerdo a las normativas sanitarias de nuestra ciudad. Pero otras personas desean algo especial para su mascota, dejar un recuerdo, crear su altar para visitarlo tanto como deseen. En este caso, puede que seamos precavidos y optemos por el servicio mientras nuestra mascota todavía vive, a modo de seguro, como se hace con los humanos. Esto nos aliviana los gastos y nos asegura que podremos disponer del cuerpo como deseábamos.

Pero tal vez no queramos pensar que todo tiene un fin y queramos dejar que la naturaleza haga su trabajo, en cuyo caso, deberemos resolver rápidamente y desembolsar una suma nada despreciable de dinero, cuando todo suceda.

Para cualquiera de ambas opciones, podemos elegir entre el entierro y la cremación. Hablemos primero del entierro. El mismo se realiza en cementerios, semejantes a los humanos, pero más pequeños, aunque los problemas sanitarios, son los mismos que en cualquier cementerio, ya que representan un posible foco de contaminación de acuíferos y del terreno, sin contar del terreno que se desperdicia en estos sitios. De modo que desde el punto de vista ecológico, no es una solución. Pero desde el punto de vista emocional, nos brinda un espacio de recogimiento para mantener viva la memoria de nuestro buen amigo. Si optamos por los cementerios, debemos saber que son muy bonitos y cuentan con servicios de mantenimiento, pero son muy costosos. No cualquiera puede acceder a un cementerio de mascotas.

Si optamos por la cremación, hacemos una elección más ecológica, evitando los focos de contaminación y el desperdicio de espacio aprovechable. Pero la desventaja de este servicio es que debemos solicitar la destrucción del cuerpo de nuestro perro y muchas personas se aferran al envase físico del perro y por ello no desean destruir su cuerpo con las flamas, dejando que la naturaleza se encargue. No olviden que de todos modos pueden conservar las cenizas. Este servicio no es muy económico, pero de todas formas es más barato que el cementerio.

Una opción más despersonalizada, pero que quizás nos saque del trance en los momentos que no tenemos fuerzas para trámites y decisiones, es dejarlo en manos de nuestro veterinario, para que se encargue de los restos, ya sea para cremarlos, enterrarlos o para que se haga una cremación comunitaria. Esto requiere obviamente de un pago para el veterinario también.

Como no existe reglamentación para la disposición de los restos de perros, podemos decidir enterrarlos en nuestro patio si así lo deseamos, pero estaríamos generando un foco de infección en nuestro hogar. Pero no hay ley que nos lo prohíba y es más barato, además de que tendremos al animal cerca nuestro.

En definitiva, no importa de qué manera dispongamos de los restos de nuestro perro, lo que sí importa es haberle dado el cariño y los cuidados que merecía mientras estuvo vivo. Eso, seguramente lo hizo feliz.