Adiestramiento



Categorías

Artículos Mas Leídos

Nombres para perros hembra

Toda cachorra necesita un nombre para poder comunicarse con los humanos. Pero dicho nombre debe ser fácil de comprender, corto y que no se confunda con otras palabras.

Origen del American Pit Bull Terrier Red Nose

El American Pit Bull Terrier Red Nose es una variedad del Pit Bull Terrier, descendiente de la Old Family Red Nose de Irlanda. La variedad americana fue obtenida por cuidadosa selección de los ejemplares irlandeses.

Nombres para perros machos

Es muy importante nombrar a nuestro cachorro para que sepa cuándo nos dirigimos a él o lo llamamos. Pero es importante que el nombre sea simple, corto y claro.

El Mastín Tibetano, un gigante con melena de león

El Mastín Tibetano es un perro originario de la región del Tíbet que se supone habría aparecido hace cerca de diez mil años. Estos dogos fueron empleados para el cuidado de los rebaños nómadas.

Crecimiento perros Las etapas del crecimiento de los perros

Aprende sobre las etapas del crecimiento de los perros y sus características.

Publicado el 20 de enero de 2011


Antes de comenzar a entrenar a nuestro perro pastor debemos averiguar que tan capacitado está para la tarea. Para ello debe poseer los instintos básicos de trabajo: instinto de seguimiento, de presa, de caza, social, de cobro, de juego, olfato, de dominancia, de protección, etc. Los primeros ejercicios de adiestramiento deben realizarse preferentemente mientras el perro es cachorro, para agudizar sus instintos. Dichos ejercicios consisten básicamente en juegos.  Después de los primeros ejercicios vie­nen las maniobras esenciales que el pe­rro pastor debe ejecutar a la perfec­ción.

Cómo adiestrar a un perro pastor

Reunir: Esta es la maniobra más popular de todas las de pastoreo. Consiste en colocar al perro atado de una correa de 5 a 15 metros cerca de las ovejas. Se le ordena varias veces : “Roe, derecha, trae” y des­pués se le acompaña repitiendo la orden. Si el ani­mal se muestra demasiado fogoso, se le frena con la correa ordenándole a menudo: “Roe, despacio”. Apenas el rebaño se haya reagrupado suficientemente, se para al perro con un enérgico: “Roe, quieto” y se le lleva al punto de par­tida: “Roe, aquí”. Luego se hace que el perro eje­cute el ejercicio sin correa, aprovechando el mo­mento en que las ovejas estén bien agrupadas.

Retroceder: Cuando el perro haya partido, se le frena con va­rios “Roe, despacio”. Si muestra una  tendencia a meterse en medio de las ovejas o a empujarlas demasiado, se le ordena: “Roe, atrás” y se interpone el entrenador con los brazos y el bastón levantados entre el perro y las ove­jas. Se le ordena retroceder unos quince metros. Se le ordena que se tumbe y después, alternativamente, se le hace avanzar dos o tres metros y tumbarse varias ve­ces, hasta pararlo definitivamente a unos cinco metros del rebaño.

Después se vuelve a repetir el ejercicio según las circunstancias. La orden “Roe, atrás” debe ser enér­gica debido a que el perro que empuja las ovejas es poderoso y pone todo su empeño en el tra­bajo, y esta actitud puede producir mo­lestias para el ganado que pace , ocasionando un desplazamiento demasiado rápido del rebaño.

Mantener agrupado: Este ejercicio pone las ovejas a corta distancia del pastor para que pueda curarlas de ser necesario. Una vez que el perro agrupó el ganado, no se le ordena trasadarlo junto al pastor, sino que se tumbe en el lugar: “Roe, quieto ahí o tumbado”. El perro debe guardar cierta distancia con el ganado y estar alerta para que no se le dispersen. Cuando las ovejas están tranquilas, se ordena al perro que se tumbe y luego se lo poen a trabajar de nuevo. Para el ejercicio se recomienda emplear un ángulo del redil, de lo contrario, si el rebaño no tiene obstáculos, se coloca al perro en el lado opuesto al pastor.

Detener: Este ejercicio enseña al perro a detener el rebaño antes de cruzar la carretera, o sirve también paar hacerlas  retroceder. Cuando se desplazan por un camino bordeado por cercas o vallas, haremos parar a las ovejas, diciéndole al perro “Roe, quieto”, después se lo induce a inmovilizar por un rato el rebaño. Se repite varias veces este ejercicio, con el pastor caminando junto al perro al mismo paso.  Luego se le ordena al perro que se detenga, “Roe, quieto”, mientras el pastor va hacia adelante rápidamente.