Una costumbre que se impone, parking para perros

Para los amantes de las mascotas llegó la solución para sus paseos, parking para perros.

 Una costumbre que se impone, parking para perros

La proliferación de mascotas de nuestros días ha popularizado la costumbre de compartir nuestro tiempo con ellas, por eso es cada día más común ver a los perros acompañando a sus amos en tareas como las compras, trámites y demás mandados. En algunos países, incluso está permitido entrar a los centros comerciales acompañados por perros, tal es el caso de la ciudad alemana de Berlín, donde se puede entrar en la mayoría de los comercios con un can.

Pero en los casos en que los perros no son bienvenidos, se ha implementado un sistema de parking para perros, que permite a los dueños dejar a su mascota atada en la puerta del establecimiento mientras entran a realizar sus compras, trámites o comidas.

 Una costumbre que se impone, parking para perros

Esta modalidad está cada vez más extendida en países europeos como Inglaterra, Alemania, Portugal, Noruega, España e Irlanda. También es muy común en Japón, donde se suele dejan una escudilla para el agua y una zona acojinada para hacer más confortable la espera del animal.

En países como Noruega, se utilizan unas casetas con llave, semejantes a los casilleros de los gimnasios y debidamente identificadas.

En algunas partes de Londres, se cobra por dejar al perro aparcado en el lugar, aunque la primera media hora suele ser gratis. La medida del cobro seguramente es para evitar a dueños abusivos que dejan al animal atado durante horas mientras hacen su salida sin preocuparse.

 Una costumbre que se impone, parking para perros

En Portugal, se ha llevado al extremo esta nueva costumbre y podemos encontrarnos parking a la entrada de algunas playas. Claro que provisto de una escudilla para el agua fresca.

Como verán, nuestros perros se integran cada día más a nuestra vida y ahora ya podemos aparcarlos a la entrada de nuestro comercio favorito.

Gafas de sol para perros, porque nos preocupan nuestras mascotas

Si deseas cuidar la vista de tu mascota, utiliza gafas de sol para perros.

Gafas de sol para perros, porque nos preocupan nuestras mascotas

Los rayos UV representan una agresión seria para la vista y por ello es aconsejable llevar gafas de sol siempre que te expongas al sol. Esta precaución también se aplica a tus mascotas y para ello la empresa estadounidense Doggles ha fabricado las gafas de sol para perros.

Diseñadas para ajustarse a la anatomía canina y considerando su comodidad y seguridad, estas gafas combinan el diseño con la funcionalidad, manteniendo los ojos de nuestras mascotas a salvo de la agresión de los rayos UV y de agentes externos como polvo y arena. Todo ello sin olvidar el estilo.

A pesar de que podemos pensar que los animales no se ven afectados por la radiación solar, lo cierto es que son cada vez más frecuentes los casos de cataratas y ceguera en animales, incluidos nuestros amados perros. Apoyados en investigaciones científicas, cada vez más veterinarios recomiendan esta protección para los perros.

Las gafas Doggles cumplen sobradamente los estándares fijados por el American National Standards Institute, que fijó el índice de protección UVA y UVB para las gafas de sol en un bloqueo de por lo menos el 50% de dichos rayos.

Las gafas para perros están fabricadas con policarbonato, un material muy resistente a los impactos y con una protección del 100% contra los rayos UV, garantizando una protección real para los ojos de tu perro.

Estas gafas también están recomendadas para perros en recuperación de alguna cirugía o lesión ocular, también para aquellos que padecen alguna enfermedad ocular.

El diseño de las gafas Doggles es muy anatómico y fácil de colocar, lo cual hará que tu perro se adapte rápidamente, pero debes someterlo a un período de acostumbramiento si quieres que las acepte.

Consejos para adaptar a tu perro a las gafas de sol

Nunca le pongas las gafas de sol a tu perro estando dentro de la casa. No olvides que se le dificultará mucho el ver.

Cuando le pongas las gafas por primera vez, cuida que nos las rasguñe. Anímalo y tranquilízalo. Colócaselas cuando esté al sol para que note la diferencia.

Repite esta acción tantas veces como sea necesario hasta que tu perro se acostumbre.

Para facilitar la adaptación de tu perro, debes elegir las gafas que mejor le vengan, de este modo se sentirá más confortable.

Enfermedades bucales en los perros, cómo prevenirlas

Descubre cómo prevenir las enfermedades bucales en los perros.

Enfermedades bucales en los perros, cómo prevenirlas

Los perros al igual que los demás animales, pueden experimentar una serie de enfermedades bucales que se deben en la mayoría de los casos a la falta de aseo. Dichas enfermedades pueden ser: acumulación de sarro, gingivitis, pérdida o fractura de piezas dentales, etc.

En la mayoría de los casos, el perro presenta una serie de síntomas característicos que pueden alertar sobre la presencia de una de estas enfermedades: salivación excesiva, dientes fracturados, laceraciones en la boca, abscesos, inflamación de las encías, sangrado, halitosis, etc.

Es aconsejable consultar con el veterinario ante la aparición de algunos de los síntomas antes mencionados, para que determine si el problema está en una pieza dental dañada, se debe a exceso de sarro o existe algún tipo de infección bucal.

Tanto en el tratamiento de las enfermedades bucales como en su prevención, la higiene juega un rol fundamental. La alimentación del perro puede producir acumulación de placa bacteriana sobre la dentadura de tu perro, por lo que debemos ayudarle a removerla.

Para ello puedes cepillar la boca de tu perro una vez por semana, pero sin emplear pastas, pues pueden provocarle irritaciones o puede ingerirlas. Cuando el perro es cachorro puedes limpiar sus dientes y encías con una gasa envuelta en el dedo.

También existen en el mercado algunos productos para la higiene bucal de los perros. Como los juguetes de cuerdas que el perro puede morder al tiempo que limpian entre sus dientes como si fuesen cepillos. También existen alimentos diseñados para que limpien los dientes del perro. Si no puedes obtener ninguno de los productos para limpieza de la dentadura de tu perro, puedes probar con un trozo de pan duro, que ejercerá una abrasión sobre la placa bacteriana, semejante a como lo hace el alimento para perros.

Es muy importante evitar que se forme sarro en la dentadura de tu perro, ya que es la puerta de acceso a otras enfermedades como la gingivitis (inflamación de la encía). La acumulación de sarro se extiende a la corona y la raíz, penetrando en el alveolo dentario, lo cual ocasiona la periodontitis, que produce la alteración en la estabilidad dental y la pérdida de alguna o todas las piezas dentales.

Las enfermedades bucales no sólo afectan la boca y la calidad de vida del animal, sino que también pueden afectar a otras zonas del cuerpo provocando problemas cardiovasculares, entre otros.

En estos casos, el tratamiento también consiste en la higiene de la boca, pero a nivel profundo y lo debe realizar un veterinario calificado, empleando anestesia para la operación. Este tratamiento se debe continuar con un programa de higiene en el hogar, que consistirá en cepillados dentales diarios, o por lo menos dos o tres veces semanales.

Es importante señalar que en ocasiones, las enfermedades bucales se pueden deber a lesiones traumáticas ocasionadas por ciertas costumbres de algunos perros como masticar palos, objetos metálicos o piedras. Es aconsejable que vigiles estos hábitos en tu perro y los destierres para preservar su salud bucal.

El arte de adiestrar a un Galgo Afgano

Conoce el difícil arte de adiestrar a un Galgo Afgano con éxito.

 El arte de adiestrar a un Galgo Afgano

Quien tiene un Galgo Afgano sabe que esta raza tiene una personalidad muy particular y que no suelen gustarle las órdenes, por eso es necesario que antes de adquirir un cachorro de esta raza lo pienses muy bien para evitarte futuros dolores de cabeza.

La personalidad de un Afgano es libre e independiente, tanto que algunos propietarios de esta raza preferirían no haberlos conocido. Esta raza es muy inteligente, a pesar de algunos rankings de inteligencia canina que circulan por allí y como tal, suele tener sus propios criterios. Por eso la manera más sencilla de convivir con uno de estos perros es aceptarlo tal cual es.

Aunque parezcan distantes y fríos, estos perros pueden ser cariñosos y fieles, aunque no sea tan sencillo el darse cuenta de ello. Su inteligencia no está en su capacidad de aprender trucos u obedecer al adiestramiento, pues no les interesa en absoluto. Los Afganos se comportan como les place y no se preocupan por las consecuencias.

Quien desee adquirir un perro de esta raza, debe pensar que tendrá que manejarlo como a un igual, pues no admite otro trato. Es más, pueden mostrar cierta agresividad si no se les trata con respeto o se intenta obligarlos a hacer algo contra su voluntad.

Claro que no todos los ejemplares son idénticos, pero para comenzar debemos saber que no son adecuados para familias con niños pequeños, ya que estos perros no admiten travesuras y pueden llegar a atacar a los más chicos, aunque por lo general se tornan introvertidos y huidizos. Si tienes niños, mejor busca un Boxer u otra raza de perro que se lleve bien con los pequeños.

Es preciso que el dueño de uno de estos perros aprenda a interpretar el lenguaje corporal de su mascota para conocerlo plenamente y así poder comunicarse mejor. Por su parte, el perro está dotado de una gran capacidad para comprender al humano, sólo que será él quien decida si vale la pena obedecer las órdenes. Por eso no debemos extrañarnos si parece no comprender palabras como: siéntate, ven acá, quieto, silencio, etc.

En los últimos tiempos, los criadores se han preocupado de este problema y han logrado ciertas mejoras en su temperamento para facilitar la convivencia. Pero sólo el cariño y la paciencia pueden llevarnos al éxito en el adiestramiento de este Galgo.

Para comenzar, debemos iniciar a nuestro Galgo a una edad muy temprana en las tareas de adiestramiento, principalmente con lo que respecta a sus necesidades fisiológicas, uno de los temas que mayores problemas causa a los dueños de esta raza. Debemos establecer una zona para que haga sus necesidades y acostumbrarlo a ella.

El Afgano establece un fuerte lazo con su amo y suele ser bastante posesivo aunque no lo evidencie. Pero puede tener actitudes como fingir no reconocer a su amo al regresar a casa, como venganza por el momentáneo abandono.

No se trata de un perro sumiso ni servil, por lo que es necesario educarlo con mucha paciencia e inteligencia para lograr que no muerda los muebles o los zapatos, que haga sus necesidades en el sitio indicado y que no muerda a su amo. El truco está en marcarle todos sus errores, de lo contrario se adueñará del mando de la casa.

Esta raza como todo Galgo, necesita correr libremente para disfrutar de su potencia física y de la libertad. Si no lo sacas a correr a diario, probablemente se convierta en un destructor incontrolable. Es recomendable que lo saques a un parque de grandes dimensiones, pues de lo contrario, comenzará a correr y no tardará en llegar a la calle, lo cual puede ser muy peligroso.

Cuidado con las quemaduras en los perros por exposición al sol

Descubre cómo evitar las quemaduras de sol en los perros.

 Cuidado con las quemaduras en los perros por exposición al sol

El problema de la capa de ozono y los rayos UV, no sólo afecta a los seres humanos, sino a todas las especies vivientes, tanto animales como vegetales. Si tienes un perro expuesto al sol, podría sufrir quemaduras graves, dependiendo de qué raza sea. Debes tener esto en cuenta al momento de instalar un habitáculo para tu perro en el exterior, pues si no le proporcionas una buena sombra durante todo el día, podrías ocasionarle severísimo daño.

Es cierto que el daño que pueda recibir tu perro con la exposición al sol depende de la raza, pues algunas carecen de melanina en alguna zona del cuerpo o en todo. Los perros que carecen de melanina en la nariz, pueden verse muy afectados. También los perros de pelo muy corto, o carentes del mismo, pueden sufrir quemaduras serias y al cáncer de piel.

En estos casos, es conveniente que apartemos a nuestro perro del sol, principalmente en los meses cálidos. Cuando no tengas más remedio que sacarlos al sol, utiliza bloqueadores solares para la trufa y otras partes delicadas y cubre su cuerpo con una delgada camiseta.

Si tu perro tiene su canil en un espacio con suelo de cemento, sin sombra y muy caluroso, es muy probable que sufra alguna quemadura, al menos en los cojinetes plantares. Esto no es menor, ya que las mismas pueden llegar hasta tercer grado, produciendo un sufrimiento terrible para tu perro.

Los síntomas de quemadura que podrías notar son: dolor al caminar, postración, cojera, dolor ante la palpación, llagas o grietas en las plantas, también podría haber presencia de sangre. Si este cuadro se complica, puede aparecer pus.

Si tu perro ha sufrido una quemadura, lo mejor es llevarlo lo antes posible con el veterinario. En este caso y mientras llega la ayuda médica, puedes aplicar agua del grifo en la zona quemada, pero cuidando que salga suavemente, de lo contrario podría provocar más daño. El agua impide que la piel se siga quemando y la formación de ampollas. También puedes aplicar agua oxigenada a presión para evitar infecciones y ayudar a la cicatrización.

Si debes trasladar a tu perro hasta el veterinario, lo mejor es que cubras la quemadura con una venda suave o gasa, para evitar la contaminación que podría ocasionar infecciones.

La curación de una quemadura en un perro es más dificultosa que en un humano, ya que el pelo quemado forma costra sobre la herida y cae, lo cual puede dar lugar a una infección. En estos casos se hace necesario retirar el pelo quemado, pero esta tarea es mejor que la haga un veterinario, ya que podríamos ocasionar a nuestro perro mucho sufrimiento y más daño del que ya sufre. El veterinario utilizará algún cicatrizante para favorecer la regeneración de los tejidos dañados.

Conclusión: Como en todo accidente, lo mejor es prevenirlo y para evitar que tu perro sufra quemaduras por rayos UV, debes evitar que se exponga en exceso al sol. Esto se logra fácilmente, procurándole abundante sombra en su canil y evitando las largas caminatas al sol sin protección y en horas de mayor asoleamiento.