Perros tuneados, una moda que incomoda

Descubre lo que se oculta tras los perros tuneados, una moda que incomoda al mejor amigo del hombre.

Perros tuneados, una moda que incomoda

Todos aquellos que tenemos un perro como mascota, siempre queremos tener a nuestro perro bien cuidado y aseado. Es por eso que solemos llevarlo a la peluquería canina o al veterinario para que le den un buen baño y recorten su pelo y uñas. Pero esta sana costumbre puede ser llevada al extremo, como es el caso de los perros tuneados, una moda que incomoda y produce mucho sufrimiento a los perros.

Comenzó en China y Japón, pero rápidamente se extendió a Europa y Estados Unidos, lo que ha creado muchas polémicas justificadas. La moda de los perros tuneados a llevado a los dueños de perros a dejar volar sus fantasías hasta extremos que rozan la locura. En su afán por sobresalir de sus congéneres, los dueños de estos perros tuneados, no se detienen ante ningún obstáculo para lograr que su perro se destaque entre los de sus vecinos o conocidos.

Perros tuneados

El fenómeno de los perros tuneados y sus consecuencias

Esta moda creada por los estilistas y amantes del arte canino, ha engrosado los bolsillos de muchos de estos especialistas en la belleza perruna, en detrimento de la calidad de vida de estos pobres perros ricos.

Es que no cualquiera puede darse el lujo de transformar a su perro en una tortuga ninja o en un caracol multicolor. Estos tratamientos de “belleza” cuestan mucho dinero.

Vemos entonces que el afán de sobresalir de algunas personas y la codicia de otras, toma nuevamente como rehenes a los mejores amigos del hombre, quienes estoicamente soportan la tortura y continúan profesándonos el amor incondicional de siempre.

Es para sentir culpa ajena. Estos tratamientos de tinturas, cortes y apliques de cabello para transformar a los perros en algo que no son, si bien se realizan con tinturas especiales y productos de la mejor calidad, que supuestamente no ocasionarían daños a los canes, no dejan de ser una tortura cruel.

En primer lugar, cambiar el aspecto de un perro tiene consecuencias psicológicas para el mismo. Los perros emplean el sentido de la vista para reconocerse entre sí, además de reconocerse a sí mismos. Los cambios que esta moda produce en sus pelajes son drásticos. Además debemos tomar en cuenta todos los demás artilugios empleados, que ocasionan incomodidades y daños al perro por ser elementos antinaturales que deben soportar. Es muy difícil imaginarnos durmiendo tranquilamente en su cama al perro pavo real de la foto de abajo.

Si a esto le sumamos las largas horas que debe tomar esta clase de transformaciones, los perros tuneados no deben tener una vida fácil. Tal como no la tuvieron en el siglo XVIII las mujeres que se sometían al martirio para llevar sus hermosos peinados altos.

Perros tuneados

Perros tuenados

Perros tuneados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *