Federación Cinológica Internacional

La Federación Cinológica Internacional (FCI) es el organismo encargado de dictar las normas que rigen la cría de las distintas razas caninas y de fomentar la afición por los perros.

La Federación Cinológica Internacional (FCI) es el organismo que se ocupa de fomentar el amor por los perros y de crear las normas que rigen la cría de las diferentes razas. Su sede se encuentra en Thuin, en Bélgica.

En primer lugar vamos a definir qué es “cinología”, es la ciencia que estudia la morfología, genética, psicología y la función del perro. “Cinofilia” o “canofilia” es el trabajo que los aficionados a la cría de perros, realizan para mejorar las cualidades de sus perros, para exposiciones y para la cría.

Dicha federación fue creada el 22 de mayo de 1911 y está integrada por 84 naciones, cada una dicta las normas para las razas nativas de los mismos, y éstas reciben el aval de la FCI.

Los países que se encargaron de crear esta federación fueron: Alemania, Bélgica, Austria, Francia y Países Bajos. Pero durante la Primera Guerra Mundial, la Federación fue desmantelada, volviendo a reagruparse en 1921, a instancias de la Société Royale Saint-Hubert de Bélgica y la Société Centrale Canine de France.

Competencias de la Federación Cinológica Internacional

Este organismo brinda las garantías de reconocimiento mutuo de los jueces y pedigrís entre los países miembro. Hay 337 razas reconocidas, las cuales pertenecen cada una, a un determinado país. Siendo dichos países, los encargados de fijar el estándar de la raza, para lo cual reciben el apoyo de las diferentes comisiones de la FCI (de estándares y la científica). Estos estándares sirven como referencia para todos los jueces miembros de la Federación, encargados del examen de los perros que se presentan en las exhibiciones caninas que se realizan en los distintos países miembros de la FCI.

Los países miembros de la FCI, poseen a su vez, sus federaciones nacionales, las cuales se encargan de la organización de concursos internacionales de trabajo, exposiciones internacionales de belleza, de cuyos resultados se encarga el secretariado de la FCI.

A su vez, cuando un perro obtiene varios reconocimientos en las competencias, puede aspirar a lograr el título de Campeón Internacional tanto en belleza, como en trabajo. Es la FCI, la encargada de homologar dichos títulos.

Por su parte, los criadores pueden solicitar la protección internacional de su “afijo” (el nombre de su criadero), a la FCI, empleando como intermediaria a la federación canina nacional.

La FCI se ocupa de homologar y otorgar títulos de Campeón Internacional de Belleza, de Obediencia, de Trabajo, de Carreras y de Agilidad. De actualizar y traducir los estándares de las razas en lo principales idiomas de la Federación (castellano, inglés, francés y alemán). Mantener las bases de datos con los jueces internacionales reconocidos. Publicar el calendario anual de las exposiciones internacionales.

La FCI no se encarga de expedir pedigrís, no mantiene base de datos sobre los criadores de las distintas razas, esto le corresponde a las organizaciones nacionales reconocidas por la misma. Además, no comparte los estándares con el American Kennel Club.

Los ocho perros de Robbie Williams

A Robbie Williams le gustan mucho los perros, eso ya lo sabemos, pero afortunadamente, su esposa también comparte este gusto.

No es misterio para nadie, que el ex cantante de “Take that”, Robbie Williams, es un excéntrico total. Tampoco es novedad, su gusto por los animales, principalmente por los perros.

Hace un tiempo, podíamos ver a Robbie paseando a un Pastor Alemán y a un Husky Siberiano por las calles, pero desde hace un tiempo a esta parte, el cantante ha desarrollado un gusto por los perros de menor tamaño. Tal vez porque son mucho más fáciles de transportar.

Lo cierto es que Williams afirma tener ocho perros en su hogar, aunque no sabemos si entre ellos están todavía el Pastor y el Husky.

Robbie Williams y los perros

Siendo uno de los solteros más codiciados, el cantante británico contrajo matrimonio con la actriz norteamericana, Ayda Field, en agosto de 2010, y por lo que se ve, ambos comparten algo más que su amor. La pareja ha sido vista en compañía de sus mascotas en reiteradas ocasiones.

De acuerdo a fuentes cercanas a la pareja, a Robbie la gusta dormir con sus perros, con los ocho. La idea de que deban dormir en otra habitación lo pone nervioso. Es por esto que la pareja comparte el lecho con todos sus perros, e incluso colocaron escaleras pequeñitas para que los ejemplares más pequeños –Maggie, Wall-E, Rudy, Samantha, Sid, Duke, Poupette y Baby- puedan subir.

Si bien, la pareja vive en Los Ángeles, durante la gira que el cantante realizara por el Reino Unido, transportó a todos sus perros, para no estar separado de ellos tanto tiempo.

El Perro de Agua Portugués de Barack Obama

El Perro de Agua Portugués del presidente de los Estados Unidos, llamado Bo, es probablemente el perro más famoso de esta raza, que haya existido.

Tal vez sea el ejemplar de esta raza más famoso de la historia, se trata de Bo, el Perro de Agua Portugués de Barack Obama. Este can ha ocupado más espacio en la prensa que muchos sucesos trascendentes, pero no por ello deja de ser una mascota.

Todo el alboroto lo suscitó el hecho de que Bo, era la primera mascota que la familia Obama adoptaba en su estadía en la Casa Blanca, lo cual le confiere al perro, el estatus de asunto de estado, o al menos, de noticia para los medios de prensa.

La llegada del cachorro de Perro de Agua Portugués, fue en abril de 2009 y fue un regalo para las hijas del Presidente de los Estados Unidos, Sasha de 7 años y Malia de 10 años.

A su arribo a la Casa Blanca, Bo contaba con seis meses de edad. Este cachorro fue un obsequio del senador demócrata por Massachusetts, Edward Kennedy, quien a su vez, también posee un perro de esta raza.

El nombre del perro fue elegido por las niñas Obama, inspirado en el apodo de su abuelo materno fallecido, a quien decían “Didley”, como el cantante de rhythm and blues, Bo Didley, y por el nombre del gato de sus primos, que también se llama, Bo.

La historia del perro de Barack Obama

Antes de su entrada oficial a la residencia presidencial, Bo había visitado a la familia en secreto, para que conociera a las niñas y comprobar su compatibilidad, lo cual sucedió sin problemas.

El cachorro recibió un largo entrenamiento antes de pasar a manos de la familia presidencial, por parte de los mismos entrenadores que se encargan de la educación de los perros del senador Kennedy. Bo pasó su prueba con éxito, dando muestras de obediencia y comportándose de acuerdo al protocolo.

La elección de un Perro de Agua Portugués estuvo basada en los problemas de alergia que sufre la hija mayor de los Obama, Malia, y recayó en esta raza por su tipo de pelaje que prácticamente no suelta pelo. Esto sumado a su carácter, motivó su preferencia.

Test para conocer el carácter de tu cachorro

Cuando vamos a adoptar un cachorro, muchas veces nos preguntamos si es el tipo de perro que necesitamos o si tendremos problemas de convivencia.

A la hora de adoptar un cachorro, muchas veces tenemos dudas sobre cuál elegir, pues todos tenemos expectativas que no sabemos si el cachorro elegido cumplirá. Para averiguar el carácter de un cachorro, el etólogo estadounidense Campbell creó un test que consiste en una serie de pruebas que pueden medir la personalidad de un cachorro.

Antes de aplicar el test debemos tomar en cuenta ciertos elementos, como que los resultados varían de acuerdo al cachorro y a las condiciones. Dichas condiciones incluyen: el cachorro debe tener entre siete y diez semanas de nacido. El test debe realizarlo un desconocido del cachorro. Dicha persona no debe mostrar ninguna reacción favorable o no, ante el cachorro. Las pruebas deben realizarse en un sitio alejado de toda influencia externa (objetos, personas, ruidos).

1. Test de atracción social

Esta prueba indica el grado de atracción por los humanos que el cachorro siente.

La persona que realiza el test deja el cachorro en el suelo y se aleja en silencio unos pasos, en sentido opuesto a la entrada de la habitación. Se arrodilla y da palmas suaves para llamar su atención.

Reacción del cachorro:

a) Va enseguida con la cola levantada, dando saltitos y mordisquea las manos.
b) Va sin dificultad con la cola levantada, rasca las manos con las patas o coloca sus patitas sobre las manos.
c) Va sin dificultad y mueve suavemente la cola.
d) Va dubitativo y con la cola baja.
e) No va.

2. Test de aptitud para el seguimiento

Esta prueba indica el grado de independencia del cachorro.

Colocar el cachorro a los pies y comenzar a caminar notoriamente para el cachorro.

Reacción del cachorro:

a) Sigue a la persona inmediatamente intentando mordisquear sus pies.
b) Lo sigue sin mordisquear los pies.
c) Lo sigue fácilmente con la cola baja.
d) Lo sigue titubeando con la cola baja.
e) No lo sigue o se aleja.

3. Prueba de obligación o aceptación de la contención

Esta prueba muestra si se trata de un perro sumiso o dominante.

Colocar al cachorro boca arriba en el suelo, sujetándolo con una mano sobre el pecho. Mantenerlo en esta posición durante 30 segundos.

Reacción del cachorro:

a) Lucha con fuerza, mordisquea y se debate.
b) Lucha con fuerza pero no muerde.
c) Forcejea y se calma.
d) No opone resistencia y lame las manos.

4. Prueba de la dominación social

Permite determinar el grado de sumisión del cachorro. Si es sumiso, se dejará manipular sin objeciones, mientras que un cachorro dominante se apartará.

La persona se arrodilla junto al cachorro y lo acaricia ejerciendo algo de presión sobre la cabeza y la espalda. También se puede hacer dándole suaves golpecitos con los dedos sobre la cabeza en dirección a la columna vertebral y luego se lo acaricia a contrapelo. La prueba dura 30 segundos.

Reacción del cachorro:

a) Se voltea, araña, gruñe y mordisquea.
b) Se inquieta e intenta arañar.
c) Se inquieta y se gira para lamer la mano de la persona.
d) Se pone boca arriba y lame las manos.
e) Se aleja y no vuelve.

5. Prueba de la pérdida de control de la posición

El cachorro muestra su grado de orgullo y su actitud frente a una obligación.

Colocando las manos entrecruzadas bajo el tórax del cachorro y se lo levanta de modo que las patas no toquen el suelo, durante 30 segundos.


Respuesta del cachorro:

a) Se debate enérgicamente, gruñe y muerde.
b) Se debate enérgicamente.
c) Se debate, se calma y lame las manos.
d) No opone ninguna resistencia y lame las manos.

Resultados del Test de Campbell


Dominante agresivo (dos “a” y alguna “b”):
Estos cachorros deben ser tratados con cuidado, no se les debe pegar, pues esto aumenta su agresividad. Tampoco es conveniente ensayar con él juegos de lucha. No son aconsejables para mascota de niños. Debe ser tratado con firmeza y suavidad, para que resulte un perro de defensa.

Dominante (tres o más “b”): A estos perros no se les deben consentir los caprichos. No es conveniente para niños. Se lo debe educar con firmeza y suavidad.

Equilibrado (tres o más “c”): Estos perros se pueden integrar a cualquier hogar sin problemas. No son demasiado agresivos ni sumisos, pueden convivir con niños.

Sumiso (dos o más “d” con una o varias “c”): Este perro es muy sensible con las reprimendas y necesita mucho cariño. Puede orinarse si es muy castigado. Es buena idea darle confianza en sí mismo. Puede llegar a morder por miedo. Es sensible y cariñoso. Puede convivir con niños.

Independiente (dos o más “e”): Estos cachorros son difíciles de educar debido a que tienden a hacer lo que les da la gana. En caso de ser castigado, puede llegar a atacar y morder. No es aconsejable para hogares con niños.

Técnica del Stripping

La técnia del Stripping es la que se emplea para el arrancado de pelo en las razas de pelo duro o de alambre. Esta es una técnica antigua que puede practicarse a mano o con herramientas.

La técnica del Stripping es una de las antiguas técnicas de corte de pelo para perros de razas de pelo de duro como el Schnauzer, Scottish Terrier, Fox Terrier Wire, Welsh Terrier, entre otros. Dicha técnica consiste en el arrancado del pelo muerto.

Las razas de pelo duro o pelo de alambre poseen un doble manto compuesto por un manto externo, el del pelo de guarda, que es duro, largo y posee una coloración intensa. Este manto ejerce una protección contra el viento, el sol, la lluvia y el polvo. El manto interno o subpelo, es lanoso y sedoso, de color apagado, le sirve como aislamiento térmico, de forma similar como lo hace la guata en los abrigos.

Ambos mantos deben estar equilibrados y la única forma de mantener ese equilibrio es arrancándolo (strip, significa arrancar), pues al cortarlo, ambas capas se mezclan. Lo que ocurre es que las razas de pelo duro no experimentan la muda de pelo estacional, como lo hacen las demás razas, en cambio, el pelo muerto se mantiene en el folículo piloso sin ser reemplazado por pelo nuevo, a menos que por algún motivo sea arrancado. Si se corta el pelo del animal, la capa de pelo de guarda termina siendo del mismo largo que la del subpelo, que termina emparejándose y dejando al perro con un aspecto lanudo que no es el deseable.

De acuerdo a lo que afirman los peluqueros caninos, este pelo muerto se desprende con facilidad sin producir dolor al animal, salvo en las zonas más sensibles del animal (alrededor del ano, los genitales, el abdomen), estas zonas se rasuran con la máquina.

¿En qué consiste la técnica del Stripping?

El Stripping consiste en el arrancado de la capa del pelo de guarda, como forma de estimular su crecimiento. La misma puede practicarse directamente con los dedos (se conoce como “plucking”), o se puede utilizar una cuchilla de Stripping.

Vamos a precisar que no estamos de acuerdo con esta práctica pues, aunque no sea supuestamente dolorosa para el perro, lo somete a largas sesiones que resultan estresantes, además de que es discutible su carácter “indoloro”.

Esta técnica es empleada para perros de exposición, pues sin la misma no son aceptados, pero no es necesaria para los perros que cumplen el papel de mascotas u otras funciones. De modo que queda en la conciencia de cada propietario el acceder a ella.

Los argumentos para la práctica del Stripping se basan en la función de las razas de pelo duro, pues son perros de caza, por lo que su vida en el campo los lleva a desplazarse constantemente entre las piedras y la vegetación, lo cual produce el desgaste y arrancado natural del pelo. Esto es lo que los criadores y peluqueros tratan de mantener, pues el pelaje de estos perros funciona como si fuera una armadura que los protege de las agresiones.

El corte del pelo con máquina fomenta el crecimiento del subpelo que es más suave y menos protector, con un colorido opaco. El pelo muerto que se mantiene en los folículos obstruye los poros impidiendo el crecimiento del pelo nuevo, lo que facilita las infecciones y el mal olor.

Adiestramiento del Golden Retriever

El Golden Retriever es un perro inteligente, equilibrado y dócil que aprende rápidamente y es fácil de adiestrar. Por estas razones se lo considera como una de las primeras opciones para perros de terapia o de asistencia.

El temperamento del Golden Retriever es equilibrado y gentil, es inteligente y paciente, lo que lo convierte en una de las mejores razas para el adiestramiento, por ello están considerados como la primera opción en perros para terapia, trabajo y asistencia.

Como es un perro de caza, predominan en él los instintos cazadores, por lo que tendrá la tendencia a perseguir objetos que se les lancen o presas caídas. Este detalle debe tomarse en cuenta a la hora de entrenarlos, al igual que su inclinación por la natación.

Esta raza es muy sociable con las personas y suelen resentir el quedarse solos, por lo que se hace necesario educarlos para que permanezcan solos en casa sin hacer destrozos. Además debemos sociabilizarlo con otras mascotas que puedan existir en el hogar, para que no se dispare su instinto cazador. Aunque en el caso de las aves, su preferencia por ellas impide que comparta el hogar con aves mascotas y también crea problemas en las fincas donde existen aves de corral.

Particularidades del adiestramiento del Golden Retriever

Es relativamente fácil de adiestrar cuando se emplean los métodos adecuados, como el método en positivo y el adiestramiento con clicker. Por el contrario, los métodos tradicionales o el conocido como “susurro canino”, pueden llegar a inhibirlo y atenta contra su salud emocional.

Los puntos de mayor efectividad del adiestramiento del Golden Retriever están en la obediencia canina, en el seguimiento de rastros, en el cobro de presas, en agility, en Freestyle canino, búsqueda y rescate, terapia asistida por animales, asistencia de personas con necesidades especiales. En cambio, no muestra buen desempeño en el adiestramiento de guarda y defensa.

Si bien, esta raza posee cualidades como su docilidad y amigabilidad con las personas, no debemos olvidar las particularidades. Cualquier perro puede ser agresivo si se dan ciertas circunstancias. El Golden no tiene marcada territorialidad y es poco agresivo, pero podría llegar a serlo si es maltratado o sociabilizado incorrectamente, entiéndase que nos referimos a aquellas personas que enseñan a sus perros a mostrarse agresivos.

Es un error pensar que debido a que los Golden Retriever tienen gran facilidad de trabajo, han nacido para complacernos. Ningún perro nació para complacer a los humanos, simplemente son nuestros amigos y colaboran gustosamente con nosotros, pero si no aprenden con rapidez, no es porque sean tercos, sino simplemente que no tienen las mismas habilidades que el general de la raza, nada más.

Adiestramiento del Dogo Alemán

El Dogo Alemán o Gran Danés es una raza con una disposición media para el adiestramiento, por lo que necesitaremos repetir unas cuantas veces cada ejercicio hasta que lo haya asimilado.

El Dogo Alemán o Gran Danés es un perro de gran tamaño, por tanto se hace necesario educarlo y adiestrarlo para facilitar su manejo en el hogar. Debemos tener en cuenta que esta raza tiene una inteligencia funcional y de obediencia media, lo que significa que es necesario repetir las acciones unas cuantas veces antes de que las haya asimilado. Por otro lado, significa que no tiene la mejor disposición para aprender, por lo que deberemos educarlo con dulzura y mucha paciencia.

Sobre todo en las razas grandes, es recomendable que la primera lección que enseñemos al cachorro o perro adulto, sea la de aprender dónde hacer sus necesidades fisiológicas. Esto nos permitirá realizar una educación paulatina de nuestro cachorro, comenzando por la acción más elemental, como es la de hacer sus necesidades, para luego pasar a acciones más complejas y al adiestramiento puramente dicho, donde aprenderá obediencia y otros trucos.

Tengamos en cuenta que los cachorros tienen mayor necesidad de hacer sus cosas con mayor frecuencia que los perros adultos, por eso nos mantendremos atentos a los momentos más comprometidos, como después de comer, al despertarse, luego de jugar, para indicarles dónde deben hacer sus necesidades. De este modo condicionaremos sus reflejos para que respondan en estas circunstancias.

No es conveniente castigar a nuestro Dogo Alemán por ensuciar el piso a menos que lo encontremos en plena acción, pues él no podrá relacionar el castigo con lo que hizo, debido a que a los perros se les dificulta o les es imposible relacionar el presente con lo que hicieron hace un rato, ya sea positivo o negativo.

Si lo encontramos en plena acción, entonces debemos tomarlo en brazos y llevarlo a su baño. Esto debe complementarse con expresiones de aprobación y caricias, de modo que el cachorro aprenderá que eso es algo bueno e intentará hacerlo por sí mismo. Claro que esto necesita de constancia y repetirlo tantas veces como sea necesario.

Cómo adiestrar al Dogo Alemán

Una vez que hemos educado a nuestro Dogo Alemán en las normas básicas para la convivencia en el hogar, estamos en condiciones de adiestrarlo para que obedezca comandos de ejercicios de adiestramiento.

Ejercicio de junto y quieto:

Este es el ejercicio más elemental en el adiestramiento canino. El perro debe caminar “junto” a la pierna izquierda de su amo sincronizando sus movimientos con él.

Esto se logra empleando un collar de ahorque y una correa de un metro y medio de largo. Nos pararemos a la derecha del perro y le colocaremos la correa. Es conveniente comenzar el adiestramiento luego que el perro haya hecho sus necesidades y dejarlo jugar un poco para que se distienda.

Una vez que estemos situados al lado del cachorro, debe mantener su hocico alineado con nuestra rodilla. Sosteniendo firmemente la correa, comenzaremos a caminar, de modo que el perro se desplace con nosotros. Si se adelanta o retrasa, nos detendremos aguardando que se quede quieto y lo colocaremos nuevamente en posición antes de reanudar la marcha. Repetiremos esta acción por varios días, hasta que lo haga naturalmente. En esta primera fase no acompañaremos el ejercicio con la orden verbal.

Una vez que el Dogo ha asimilado el ejercicio, comenzaremos a enseñarle la orden de “junto”. La orden se emite cada vez que comenzamos la marcha. Es tiempo también de enseñarle la orden de “quieto”, para que se detenga. La repetiremos cada vez que nos detengamos o que deseemos que el animal se detenga.

Durante las primeras lecciones deberemos desplazarnos en línea recta solamente. Podemos caminar junto a la pared al principio para evitar que el cachorro se desvíe. Cuando el Dogo Alemán haya asimilado este ejercicio, podremos intentar doblar a la derecha y a la izquierda. No olvide que esta raza no es tan propensa como otras al aprendizaje, por lo que deberá tener algo de paciencia y mostrarse cariñoso con su cachorro.

Adiestramiento del Bulldog Francés

El Bulldog Francés no es uno de los perros más fáciles de adiestrar, pero si te empeñas y le pones mucho cariño, no hay impedimento para que aprenda buenos modales.

En el estatus canino, el adorable Bulldog Francés no está bien posicionado dentro del estándar de inteligencia funcional y de obediencia, apenas ocupa el puesto 58 dentro de un escalafón de 79. Esto significa simplemente, que nuestro querido Frenchie no es muy fácil de educar.

Esto por supuesto no significa que no sea un perro inteligente, ni que tengamos que desistir de su adiestramiento, simplemente, que nos costará mayor trabajo que con otras razas. Además, como con todo perro, la capacidad de aprendizaje depende también de sus características personales y de las de su dueño. Un perro que tiene mayor aptitud natural y tiene un amo que sabe estimular su inteligencia, tendrá un rendimiento muy superior a uno que además de sus pocas dotes, cuente con un amo que no se interesa por ayudarlo.

Quiero precisar antes que de adentrarnos en las cuestiones prácticas, que antes de adiestrar a un perro, es necesario educarlo en las normas de convivencia, pues no pretenderemos enseñarle a sentarse y dar la patita, si no tiene siquiera claro el sitio donde debe hacer sus necesidades.

En segundo lugar, debemos tener en cuenta que para los perros es muy difícil comprender las consecuencias de sus actos, luego de que pasó cierto tiempo. Si deseamos recompensar o castigar a nuestro perro por una acción, es preferible hacerlo mientras dicha acción transcurre, pues de lo contrario, estaríamos dificultando su comprensión de lo que es deseable para nosotros.

Cómo enseñar a nuestro Bulldog Francés dónde hacer sus necesidades

Cuando llevamos a casa nuestro cachorro Bulldog Francés, una de las primeras normas de comportamiento que deseamos enseñarle es dónde hacer sus necesidades. Esta norma, al igual que las restantes normas de convivencia se establecerá por costumbre, lo que implica que deberemos repetir las acciones que deseemos inculcar en nuestro cachorro hasta que se fijen en su memoria.

Para que nuestro Frenchie aprenda dónde debe hacer sus necesidades, ya sea en una bandeja sanitaria, como en la calle, deberemos llevarlo al sitio reiteradas veces, hasta que comprenda que es el sitio para hacer sus cosas y entonces dejará de hacerlas por toda la casa.

Es muy importante recompensarlo por la acción bien realizada, con caricias, elogios y en la primera etapa con alguna golosina canina. La golosina sólo en la primera etapa, pues de lo contrario estará funcionando en contra, pues cuando no la recibiera, sentiría que no actuó bien. El elogio verbal puede mantenerse siempre, pues refuerza la acción bien realizada y mejora los lazos entre el cachorro y su amo.

Pero, ¿cómo hacemos para que nuestro cachorro haga sus necesidades en el sitio que deseamos, si ya las hizo en cualquier parte? Pues no debemos esperar a que haya hecho, debemos anticiparnos y llevarlo al sitio indicado antes que haga sus cosas, así las hará donde debe.

Aunque parezca imposible, podemos anticiparnos a los deseos de nuestro perro. Hay momentos que son más propensos que otros para que quiera hacer sus necesidades, por ejemplo: al levantarse (luego de cada una de sus siestas), antes de acostarse, luego de comer, luego de jugar, estas son situaciones donde es más fácil que nuestro perro tenga ganas de hacer sus cosas.

También podemos observar su comportamiento, si se muestra molesto, si lo vemos buscando un rincón, si da muchas vueltas, estos son indicadores de que siente ganas de hacer sus necesidades. Si lo llevamos al sitio destinado a las necesidades en estas ocasiones, tendremos mayores posibilidades de éxito. Con la repetición, el perro irá comprendiendo que debe hacerlo en el sitio que le indicamos y luego pasará a hacerlo solito.

No es tan difícil como parece, ya que los perros buscan instintivamente el sitio más apropiado para hacer sus necesidades y luego tienden a hacerlas siempre allí. De modo que sólo tenemos que mostrarle cuál es ese sitio apropiado y ellos tratarán de mantenerlo, una vez que hayan establecido su rutina.

Otro detalle que debemos tener en cuenta, es que por lo general, nuestros cachorros, por pequeños que sean, tratarán de avisar que desean hacer sus necesidades, así que está en nosotros aprender a comprender su señal de alerta, para llevarlos al sitio indicado y facilitarles el aprendizaje.

En caso de que elijamos una bandeja sanitaria, es necesario el mantenimiento adecuado de la misma, pues de nada nos sirve quejarnos de que el perro no la utiliza, si olvidamos limpiarla a diario y retirar las materias fecales lo antes posible. Aunque no parezca, los perros tienen hábitos de higiene y el mantenimiento del sitio para sus necesidades es uno de ellos. Si la bandeja esta sucia, el cachorro buscará otro lugar donde hacer lo suyo.

Si optamos por sacar a nuestro cachorro a la calle, deberemos llevarlo siempre con correa, esto evitará accidentes y complicaciones. Además debemos recordar siempre llevar bolsas para recoger los “residuos” dejados por nuestra mascota, es nuestra responsabilidad y debemos hacernos cargo de ella, en lugar de ensuciar la ciudad.

Es muy importante aprovechar el paseo al “baño” para que nuestra mascota ejercite, por tanto, no limitemos la salida a sus necesidades. Para que resulte una experiencia agradable que desee repetir, no concluyamos abruptamente el paseo en cuanto haya hecho lo suyo. Debemos hacer el esfuerzo de caminar o jugar un rato más con ella, así querrá repetir el paseo.