Terrier Australiano, cazador de conejos

El Terrier Australiano es una raza proveniente de Australia, obtenida de la cruza del Terrier Escocés con otras variedades de terriers.

El Terrier Australiano es una raza canina originaria de Australia, descendiente de los Terrier introducidos en territorio australiano por los inmigrantes escoceses a comienzos del siglo XIX.

La raza es el producto de la cruza de aquellos terrier escoceses con otras variedades de Terrier como: el Dandie, el Dinmont, el Skye, el Cairn, el Border, el Yorkshire, el Terrier Irlandés y el Terrier de Norwich.

Fue creado para cazar animales pequeños como conejos, ratas, etc. También se los empleó como perros de guarda y como pastores de ovejas. Una cualidad muy buscada es su oído fino y muy desarrollado.

Como mascota es increíble, cariñoso, alegre, leal, inteligente, juguetón y muy activo. Puede ser algo dominante si no se lo educa adecuadamente. No es recomendable para familias con niños pequeños, al igual que la mayoría de las razas.

Se adapta a la vida en cualquier parte, pero necesita ejercicio diariamente, al menos una caminata. Su pelaje necesita poco mantenimiento, con una cepillada diaria debería ser suficiente.

Descripción del Terrier Australiano

Es pequeño pero robusto, de apariencia similar al Yorkshire Terrier. Es más largo que alto. La altura ideal de esta raza es de 25 cm, con un peso de 6,5 kg. las hembras son un poco más livianas.

Su cabeza es levemente ancha y aplanada. El hocico es tan largo como el cráneo y es muy fuerte en comparación con su tamaño. La trufa es mediana y de color negro.

Los ojos son color café oscuro, ovalados y pequeños, con una mirada despierta. Las orejas son puntiagudas de tamaño mediano, las lleva erectas.

La cola tiene inserción alta y la lleva levantada, no sobre la espalda. El estándar indica que sea amputada. Ya hemos señalado en varios de nuestros post, que la amputación con fines estéticos es una crueldad innecesaria.

El pelaje del Terrier Australiano es doble, con una capa externa áspera, recta y medianamente larga. La capa interna es suave y corta, más tupida. Se aceptan varios colores: azul y fuego, azul acerado y fuego, azul grisáceo y fuego, rojo o arena.

Como buen perro de trabajo, este Terrier es valiente y determinado, pero más estable y tranquilo que la mayoría de los terriers, por lo que resulta un perro perfecto para mascota. Gusta mucho de la vida en familia, aunque se muestra reservado con las visitas, por lo que puede ser un buen perro de guardia.

Su relación con otros animales pequeños o perros del mismo sexo, tiende a ser problemática, aunque es menos agresivo que otras razas de Terrier. De todas formas, es aconsejable sociabilizarlo desde temprana edad, tanto con otros perros, como con personas y otros animales.

Dada su inteligencia y su relativa tranquilidad respecto a otras variedades de Terrier, se considera fácil de entrenar, pero siempre empleando métodos “en positivo”. Aunque no lo parezca, este recio perrito es muy sensible y no tolera el trato brusco ni los castigos.

Como otros terriers puede presentar problemas de comportamiento si no es educado adecuadamente: ladridos, predilección por las excavaciones en el jardín, agresividad hacia otras mascotas o perros. Una buena dosis de ejercicio diario, adiestramiento correcto y una buena dosis de compañía, pueden contribuir a evitar dichos problemas.

No es recomendable para familias con niños chicos, pues no tolera los malos tratos, como ya dijimos, ni siquiera de los niños y podría responder con un mordisco. Pero sí es una excelente mascota para cualquier persona que sepa respetarlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *