Sussex Spaniel, cazador de un solo dueño

El Sussex Spaniel es una raza proveniente de Gran Bretaña, fue empleado como cazador de perdices y faisanes en el siglo XVII, en el siglo XIX era un perro de campesinos.

El Sussex Spaniel es una raza de perros originaria de Gran Bretaña. En el siglo XIX fue un perro muy buscado por los campesinos ingleses y utilizado como perro de caza por su buen olfato, aunque no posee buena velocidad en el campo, pero sí tiene una excelente capacidad para introducirse en la maleza densa.

En el siglo XVII era empleado para la caza de perdices y faisanes en el condado de Sussex, de donde es originario. Luego de la Segunda Guerra Mundial, la raza estuvo por extinguirse, pero fue recuperada por criadores norteamericanos.

Posee buenas cualidades para perro de compañía, es inteligente y fácil de educar. Es de los que se conocen como “perros de un solo dueño”, lo que significa que no estará muy dispuesto a obedecer a los demás habitantes de la casa.

Su relacionamiento con los niños no es bueno, por lo que no lo recomiendo como perro para familias con pequeños. Es un perro rústico y no se adapta a la vida en apartamento, prefiere las casas con patio donde pueda retozar. Necesita ejercicio a diario, también que se atiendan su pelo, orejas y patas.

Descripción del Sussex Spaniel

Es un perro pequeño, con una altura de (33-38 cm) en las hembras y (36-41 cm) en los machos y peso que oscila entre (16-18 kg) para las hembras y (20-23 kg) para los machos.

Una particularidad de esta raza es su lento desarrollo, que tarda cuatro años en alcanzar la madurez.

El cuerpo es robusto con un pecho profundo y bien desarrollado. La espalda es musculosa y ancha, sin señal de cintura. La cola se corta de 12-18 cm de largo. Aunque en mi opinión personal, considero una crueldad realizar mutilaciones estéticas a los animales.

Su cabeza es amplia y algo curvada, proporcional al cuerpo, con un surco medio en la frente. El stop es pronunciado y las cejas son arrugadas. El hocico es mediano, más o menos ancho, rematado por una trufa de color hígado, ancha con ventas bien desarrolladas. El maxilar es fuerte con mordida en tijera.

Los ojos color avellana son bastante grandes con una expresión melancólica. Las orejas son largas y lobuladas, con inserción baja, caen pegadas al cráneo.

Las patas delanteras son musculosas y fuertes, algo cortas. Las patas traseras poseen muslos fuertes y no deben parecer más cortas que las delanteras o muy inclinadas. Los pies son redondos con almohadillas fuertes y mucho pelo entre los dedos.

El pelaje es abundante con dos capas una interna muy tupida y corta, y otra externa de largo medio. El color es hígado dorado. No se aceptan los colores muy oscuros o rojizos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *