Shar Pei un perro con arrugas

El Shar Pei es una raza de perros chinos muy antigua. Su nombre significa “piel de arena”. Es un buen perro de compañía, pero también sirve como perro de defensa.

El Shar Pei es una raza muy antigua originaria de China. En chino, Shar Pei significa “piel de arena”. Esta raza acompañaba a los campesinos y cumplía la función de cuidar el hogar.

También fue utilizado como perro de caza y es un buen perro de protección. Hubo intentos de emplearlo como perro de pelea, pero a pesar de sus buenas cualidades físicas, carecía del temperamento sanguinario requerido para tal fin.

A mediados del siglo XX, la raza estuvo a punto de extinguirse por los impuestos que se imponía a sus dueños, pues el régimen comunista opinaba que los recursos invertidos en la alimentación de un perro, constituían un desperdicio. Tanto es así, que en la década el 60, era considerada la raza más rara del mundo, por los escasos ejemplares que quedaban.

Fue Matgo Law, residente de Hong Kong, quien alertó sobre el destino de la raza y logró preservarla con la ayuda de personas de todo el mundo.

El Shar Pei tiene un carácter tranquilo, inteligente, cariñoso, pero es reservado con los extraños. Si se lo sociabiliza correctamente no presenta problemas de relacionamiento con otras mascotas.

De aspecto encantador, resulta una mascota adorable, aunque suele roncar y babear abundantemente. Los pliegues de su piel pueden constituir una fuente de bacterias, por lo que deben limpiarse para evitar problemas de piel.

Características del Shar Pei

Este perro es robusto y musculoso, con una piel dura, muy suelta y replegada, lo que le confiere un aspecto extraño y llamativo. Su cuerpo es musculoso, arrugado, principalmente en la región de la cruz. Lleva la cola recta o enroscada sobre el lomo. Su altura hasta la cruz es de (41-51 cm) con un peso de (16-20 kg).

La cabeza es cuadrada y ancha, es la zona de su cuerpo donde se concentra la mayor cantidad de arrugas. Los ojos son pequeños y hundidos. Las orejas son pequeñas, triangulares y las lleva pegadas a la cabeza.

El pelaje es corto, tupido de color: crema, cervato, rojo o negro, con la piel muy suelta que forma pliegues numerosos, que le dan ese aspecto característico de toalla arrugada, tan dulce.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *