Pembroke Welsh Corgi, un pastor miniatura

El Pembroke Welsh Corgi es un perro pastor procedente de Gran Bretaña. Con un tamaño muy pequeño, estos perritos son capaces de conducir a los rebaños de ganado con gran entusiasmo.

El Pembroke Welsh Corgi o Corgi Galés Pembroke, es una raza de perros pastores oriunda de Gran Bretaña. Estos perros se consideran como una de las razas más antiguas de la Gran Bretaña.

Existe una raza muy similar al Pembroke Welsh, el Corgi Galés de Cardigan (Cardigan Welsh Corgi), que se diferencia en su mayor tamaño y la cola más larga.

Sin importar las diversas teorías sobre sus orígenes, la raza Pembroke Welsh Corgi se desarrolló en Pembrokeshire y fue empleado como guía del ganado, labor que desempeñaba muy bien. Estos pequeñines se las ingeniaban para conducir los rebaños mordisqueando los garrones del ganado y dirigiéndolos con sus ladridos.

Las dos variedades, Pembroke y Cardigan, se cruzaban sin restricciones hasta la década de 1930, fecha en la cual lo criadores decidieron acentuar las diferencias entre ambas variedades.

Descripción del Pembroke Welsh Corgi

El Pembroke es un perro pequeño, fuerte y robusto, muy activo y atento. A pesar de su pequeñez, tiene un cuerpo vigoroso y activo, con una cabeza de aspecto zorruno y expresión astuta.

Estos perros pueden tener la cola corta natural, pero si nacen con rabo largo, se les amputará casi totalmente. De pelaje medio y liso, admiten varios colores, rojo, azabache, beige y fuego, negro y fuego, pero generalmente presentan manchas blancas.

Esta raza fue empleada por los campesinos pobres para cuidar sus rebaños que pastaban libremente en los territorios reales, para que evitaran que se perdieran. Para ello necesitaban un perro inteligente, rápido y que pudiese desplazarse entre el ganado sin inconvenientes, o sea, necesitaban a un perro pequeño y resistente, que pudiera correr por debajo de las patas del ganado sin recibir patadas.

En la actualidad se lo emplea principalmente como perro de compañía, siendo muy cariñoso y leal, pero además, un excelente guardián y muy intrépido. Es la raza favorita de la familia real inglesa.

Extremadamente inteligente, son cariñosos, activos y trabajadores, dueños de una personalidad que se hace notar. Son excelentes ayudantes en la granja y en el hogar, son compañeros inseparables de los niños, siempre y cuando los respeten. No es un perro ladrador, sólo ladra cuando hace falta.

Su talla promedio es de 25-30 cm, con una longitud de 30-38 cm, y un peso de 11-14 kg. O sea que tenemos un perro largo y robusto, muy activo. Tiene una expectativa de vida de 12-14 años.

Cuando el Pembroke vive en el hogar, reduce su actividad, por lo que es necesario cuidar su dieta, pues tiene tendencia a la obesidad y con su cuerpo largo, podría tener serios problemas de columna. Lo aconsejable es alimentarlos una vez al día con alimento balanceado (150-300 gr).

La raza es propensa a la osteoartritis y a la displasia de cadera, también a las cataratas, displasia de retina, enfermedad de von Willebrand y a la mielopatía degenerativa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *