Perro de Agua Portugués el compañero de los pescadores

El Perro de Agua Portugués es una raza de increíble destreza en el agua. Resultan de gran ayuda en la pesca, mostrándose atentos y siempre dispuestos al trabajo.

El Perro de Agua Portugués es originario de Portugal. Esta raza es experta nadadora y puede zambullirse sin temores, por lo que resulta un adecuado compañero para los pescadores, quienes lo utilizan como guardián de las embarcaciones y los bienes, también se utiliza para recobrar peces y objetos caídos al agua.

Estos perros gustan de observar atentamente a sus amos mientras pescan y siempre están dispuestos a zambullirse en busca de algún pez que se escape. También se los utiliza como perros de enlace entre el barco y la orilla, aunque la distancia sea grande. Es muy inteligente y gusta de obedecer a su amo prontamente.

La raza habita el litoral portugués desde antaño, pero se toma como referencia del moderno Perro de Agua Portugués a la provincia de Algarve, pues es allí donde todavía permanece desempeñando las actividades que se le encomendaron, debido a los cambios en los sistemas de pesca del país. Pero mucho tiempo atrás, esta raza ocupaba la costa portuguesa.

Descripción del Perro de Agua Portugués

Esta raza es de tamaño medio, robusta, bien proporcionada y musculosa, debido al abundante ejercicio que practica.

Con un temperamento impetuoso, altivo, valiente y muy resistente a la fatiga, siempre está alerta con su mirada penetrante. Posee un gran olfato y una visión excelente. Es obediente y dócil con quienes se ocupan de él y con quienes comparte el trabajo.

La cabeza es maciza y proporcional a su cuerpo, con el cráneo un poco más largo que el hocico. Presenta un surco medio en la frente y un stop bien marcado. El morro se estrecha levemente hacia la punta y está rematado por una trufa ancha con ventanas bien abiertas. Es de color negro en los ejemplares de pelaje negro, blanca y negra en los ejemplares blancos. Los ejemplares castaños tienen la trufa del mismo color que el pelo. Las mandíbulas son fuertes, sin rastros de prognatismo. Posee una dentadura no aparente, con colmillos muy desarrollados.

Los ojos son redondeados, medianos, bien separados y algo oblicuos, de color negro o pardo, con párpados finos. La conjuntiva no debe verse. Las orejas tienen forma de corazón, son delgadas y livianas, están implantadas sobre la línea de los ojos. Las lleva bien pegadas a la cabeza.

El cuerpo robusto pero bien proporcionado, con el lomo corto y la grupa bien formada, algo inclinada. El pecho es profundo y amplio, con gran capacidad respiratoria. El vientre retirado. El rabo es grueso en la base, afinándose hacia la punta de largo medio, que mantiene circular cuando está atento. El rabo de esta raza es empleado como timón cuando nada y como ayuda al zambullirse.

Las patas delanteras son rectas, fuertes y musculosas con pies redondeados algo planos. Los dedos son poco encorvados y no muy largos, con membranas interdigitales desarrolladas hasta la punta del dedo, que le sirven para nadar. Se prefieren las uñas negras, aunque se aceptan en blanco, rayadas y castañas, según el color del pelo. Está provisto de almohadillas gruesas.

Las patas traseras son largas, rectas y musculosas, sin espolones. Los pies traseros son semejantes a los delanteros.

El pelaje es fuerte, tupido y regular en todo el cuerpo, salvo la zona de la ingle y las axilas, donde es más escaso. Posee dos mantos el externo rizado y más largo, y el interno conformado por rizos muy juntos, planos y pequeños, opacos y abundantes. La capa externa es lustrosa y suelta. Pueden tener pelaje unicolor: negro, blando o castaño. También admite el bicolor, en combinaciones de negro y blanco o de castaño y blanco.

La talla es de 46 cm para las hembras y 54 cm para los machos, con pesos de 16-22 kg y 19-25 kg para hembras y machos respectivamente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *