Perro de Agua Español un nadador rústico

El Perro de Agua Español posee un carácter rústico muy apropiado para las funciones que se le encomiendan, es un gran auxiliar de caza, pastor y un nadador y buceador experimentado.

El Perro de Agua Español es un perro de carácter rústico ideal para la caza y el cuidado del ganado. Debido a que es un excelente nadador y buceador, recibió la denominación de perro de agua.

De cuerpo atlético, musculoso y proporcionado, su tamaño puede considerarse mediano, alcanzando alturas entre 38 y 50 cm, con peso de 12 a 19 kg.

Emparentados con el Barbet, esta raza habita en la región de España desde antaño. Está distribuido por todo el país, pero su mayor población está alojada en Andalucía, donde se desempeña como perro pastor.

Durante muchísimo tiempo se lo conoció como “perro turco”. Su aspecto y pelaje se adaptan a la geografía de la zona, donde se alternan el exceso de humedad con la sequía, típicas de las marismas. Es un perro polivalente, tanto se desempeña como auxiliar de los cazadores de acuáticas, como perro pastor o como ayudante de pescadores.

En la actualidad es empleado como perro de compañía, ayudante de pescadores y para cobrar presas en el agua. Como perros rústicos que son, no requieren de muchos cuidados, bastando una visita anual al veterinario para controles, ejercicio diario, una buena alimentación y la vacunación al día, para tener un perro saludable y feliz. Si bien su expectativa de vida es de 10 años, no es extraño encontrarse con ejemplares de 20 años.

Es una raza alegre, equilibrada, sociable, valiente, trabajadora, obediente, enérgica, inteligente, siempre dispuesta a aprender. Tiene buen relacionamiento con los niños, con los que disfruta de juegos interminables. Es muy demandante de atención y afecto con su familia.

No presenta problemas de adaptación a los espacios pequeños mientras se le facilite el ejercicio diario (aunque moderado). Como es un amante del agua, es recomendable permitirle –dentro de lo posible- que visite el mar o algún espejo de agua.

Descripción del Perro de Agua Español

Con una cabeza fuerte, plana con un stop poco marcado. La caña nasal posee un perfil recto. La trufa es del mismo color que la zona más oscura del pelaje. Las orejas caídas, triangulares de tamaño mediano. Tiene los ojos levemente oblicuos, la mirada despierta e inteligente de coloración entre avellana y castaño oscuro.

El cuerpo es robusto con espalda recta, algo inclinada en la grupa. El pecho es ancho y profundo, lo que le brinda buena capacidad pulmonar. Las costillas son bien arqueadas. La cola tiene una inserción media y se amputa entre la segunda y la cuarta vértebra. Le sirve como timón cuando está en el agua.

Las patas delanteras son rectas y musculosas, con codos pegados al pecho , pies redondeados y dedos unidos, almohadillas firmes y uñas de distintos tonos. Las patas traseras son bien desarrolladas, musculosas, capaces de brindarle un buen impulso para la carrera. Los pies traseros tienen las mismas cualidades que los delanteros.

El rasgo más característico de estos perros es su pelaje, muy largo y rizado, de textura semejante a la lana, que le cubre todo el cuerpo. Puede ser unicolor blanco, negro o marrón, también pueden darse combinaciones bicolores de blanco y negro, blanco y marrón. Otras coloraciones no son admitidas, incluyendo tricolores, negro y fuego, etc. Al contrario de lo que podría suponerse, no requiere de grandes cuidados para su pelo. Bastará un corte ocasional y un baño cuando sea preciso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *