Mastín Afgano, raza fantasma

El Mastín Afgano es una raza de molosos proveniente de Afganistán. Esta raza ha sido criada desde la antigüedad como perros de pelea, empleados para solucionar disputas tribales.

El Mastín Afgano es una raza de molosos criada desde la antigüedad en Afganistán. Estos perros eran utilizados como mediadores para resolver las disputas entre diferentes tribus sin derramar sangre humana, pues se los obligaba a pelear entre ellos.

Todo lo concerniente a esta raza está teñido con un velo de misterio, ya que no se poseen datos confiables sobre ejemplares de la misma en la actualidad. Algunos expertos suponen que la raza se fue diluyendo con las sucesivas cruzas, mientras que otras fuentes no del todo confiables, sugieren que todavía se conservan ejemplares que mantendrían las características originales.

Para todo efecto, las fotografías que proporcionamos aquí son las únicas que se ajustan a las antiguas descripciones de la raza, pero no podemos afirmar a ciencia cierta que se trate de un verdadero Mastín Afgano, ya que la información existente al respecto es confusa e incierta.

La historia del Mastín Afgano

Se cree que esta raza tiene sangre del Kangal de Turquía y del Dogo del Tíbet, pero no existen pruebas acerca de estas conjeturas. Incluso hay quienes afirman que sería el producto de la cruza de estas dos razas.

Considerados de alta peligrosidad, estos perros sólo son criados por criadores expertos en el cuidado de dichos perros de pelea.

Era costumbre entre las tribus afganas, solucionar sus conflictos mediante el enfrentamiento de dos ejemplares de esta raza. Enfrentamiento que solía culminar con la muerte de uno de los contrincantes. En las contadas ocasiones en que el Mastín perdedor no fallecía durante la pelea, la propia tribu se encargaba de sacrificarlo.

Este sistema cruel servía a las tribus para evitar los derramamientos de sangre humana.

Características del Mastín Afgano

El Mastín Afgano es un perro de complexión robusta y musculosa, con fuertes mandíbulas. Con pelaje atigrado, denso y corto, tienen rabos altos y curvos. Por lo general, en esta raza los ejemplares se parecen mucho entre sí, por lo que se acostumbra marcarlos con pintura de color en las colas, para distinguirlos durante las peleas. Los ejemplares de la raza son seleccionados y entrenados de acuerdo a su potencial para matar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *