Galgo Español, el perro de la estilizada figura

El Galgo Español es un lebrel de pelo corto proveniente de España. Esta raza es descendiente de los perros egipcios y existen diferentes teorías sobre su llegada a la península Ibérica.

el galgo español

El Galgo Español es una raza de lebreles proveniente de España. Existen diversas teorías sobre su origen, algunos afirman es descendiente de un lebrel que llegó a la península con los romanos. Dicho lebrel sería un descendiente a su vez, de los perros egipcios. Otras teorías sostienen que fueron los celtas los que introdujeron esta raza en la península Ibérica. Sin importar cómo ingresó a España, estos galgos son descendientes de los perros de los faraones.

Para darle mayor velocidad a la raza, a principios del siglo XX, se cruzó la raza con los Greyhound. Luego de su pasado de perro de caza y de carreras, actualmente goza de un lugar en nuestros hogares como perro de compañía.

Es un perro amable, cariñoso, independiente, algo reservado e inteligente. Es aconsejable sociabilizarlos desde muy pequeños para que luego no sean tímidos. Por su natural apego al amo, tiende a aceptar a todo animal del hogar.

Características generales del Galgo Español

Este galgo presenta un cuerpo afinado, con pecho amplio, espalda recta y lomo arqueado. Tiene el vientre muy levantado.

La cabeza es larga y estrecha, con orejas altas y triangulares de punta redondeada. Las patas delanteras son rectas y finas, mientras que las posteriores tienen una buena musculatura. El rabo se inserta en la parte baja , es fina y larga.

Hay tres variedades de Galgo Español, la de pelo liso, la de pelo largo y la de pelo duro. El pelaje puede tener cualquier color.

Si bien se crían mejor en una casa de campo, estos perros pueden adaptarse a la vida en un apartamento, siempre que puedan practicar ejercicio suficiente diariamente.

No requiere de muchos cuidados, cepillado regular, un baño ocasional y listo. Como otros perros de raza, tiene la tendencia a padecer ciertas enfermedades, en este caso, la torsión de estómago, lo que podemos evitar sirviéndole los alimentos en recipientes elevados, para que no tenga que adoptar malas posturas para comer. También puede sufrir displasia de cadera por su tamaño y constitución. Otro padecimiento para el cual tiene una propensión genética es el cáncer de huesos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *