Weimaraner

El Weimaraner es una raza de cacería creada en el siglo XIX. Su nombre proviene del Gran Duque de Saxe-Weimar, Karl August en cuya corte se cazaba mucho. Cabe señalar que el Weimaraner es un perro altamente exigente en lo que concierne a su entrenamiento y disciplina. Esto no significa que deban ser crueles con el animal (personalmente creo que el refuerzo positivo es la mejor forma de entrenamiento) pero sí implica un gran compromiso en la forma en que lo tratan, que debe ser justa, ecuánime y respetuosa pero tampoco debe permitirle salirse con la suya ya que su instinto de cazador siempre esta activo.

El Weimaraner es una raza de cacería creada en el siglo XIX. Su nombre proviene del Gran Duque de Saxe-Weimar, Karl August en cuya corte se cazaba mucho. Cabe señalar que el Weimaraner es un perro altamente exigente en lo que concierne a su entrenamiento y disciplina. Esto no significa que deban ser crueles con el animal (personalmente creo que el refuerzo positivo es la mejor forma de entrenamiento) pero sí implica un gran compromiso en la forma en que lo tratan, que debe ser justa, ecuánime y respetuosa pero tampoco debe permitirle salirse con la suya ya que su instinto de cazador siempre esta activo.

El Weimaraner es elegante y atlético en su apariencia, con un pelaje corto que le ha ganado el sobrenombre de “El Fantasma Gris” y ojos sumamente distintivos. El pelaje requiere muy poco mantenimiento y es corto, duro pero suave al tacto y puede ir de un color azul carbón a gris plateado. La piel que no esta recubierta tales como las orejas y los labios, debe ser de un tono rosáceo.

Las hembras miden de 58 a 63 cm de largo mientras y pesan entre 25 y 33 kg mientras que los machos van de 63 a 68 cm de altura y llegan a pesar entre 32 y 32 kg. Los Weimaraner son sumamente altéticos y entrenables, características que les permiten destacar en una variedad de deportes caninos tales como agilidad.

Complejos y poderosos

El entrenamiento debe comenzar desde la infancia y el ejercicio regular es vital desde la adolescencia. Es un compañero ideal para un dueño activo que disfrute correr y caminar y también exige mucha paciencia para enseñarles a controlar su comportamiento. Los Weimaraner pueden ser muy efusivos y a veces cansan a sus propietarios pero si el entrenamiento se proporciona adecuadamente durante el primer año y medio de sus vidas no debería haber grandes problemas.

La gran energía de la raza no la hace apropiada para estar alrededor de niños pequeños y personas de edad avanzada ya que tienen tendencia a saltar, algo que debe ser eliminado durante el entrenamiento pero que de todas formas puede permanecer latente para emerger cuando menos se lo espere.

Entre los problemas de salud más comunes de la raza está la torsión gástrica, la cual puede causar la muerte de forma rápida y dolorosa si no se trata adecuadamente. Para evitarlo se recomienda alimentarlo dos veces al día, evitando ejercicios vigorosos después de comer. También es recomendable que el plato no este en una posición elevada, para evitar que se trague la comida demasiado rápido y se evite que aire entre al estómago.

Aun así la torsión gástrica puede ocurrir así que vigilen que el perro haga sus necesidades con frecuencia y si ven que pasa más de un día sin hacerlo llévenlo inmediatamente al veterinario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *