El Spitz Japonés como mascota

El Spitz Japonés es una raza de perros de tamaño reducido, originarios de Japón. De cuerpo armonioso y flexible, se caracterizan por su largo pelaje blanco, en el que destacan sus ojos chispeantes y su trufa negra.

El Spitz Japonés es una raza de perros de pequeño porte, pero robustos y ágiles. Su origen no queda claro, pero se sabe que los Spitz de color blanco llegaron a Japón en la década de 1920, de los cuales derivaría la variedad japonesa.

Esta es una de las variedades más hermosa de Spitz, con su largo pelo blanco inmaculado y su mirada vivaz. De carácter alegre y juguetón, este perro resulta muy gracioso y cariñoso con su familia. Pero a pesar de su aspecto adorable, puede ser muy receloso con los extraños, incluso puede llegar a morderlos si intentan acariciarlo sin su consentimiento.

Este pequeñín es muy guardián y no dudará en ladrar apenas detecte algún elemento extraño en el entorno, ya sea un sonido, olor o presencia. De modo que deberemos educarlo desde pequeño para evitar su tendencia al ladrido fácil. Esto no significa que no permitamos al animal realizar su labor de vigilancia, sino que obedezca ante la orden de callarse.

Su pelo níveo y suave le da un aspecto brillante, casi sobrenatural y a pesar de lo que pueda parecer, bastará un cepillado semanal para su mantenimiento. No necesita más que un baño mensual con un shampoo específico para perros blancos.

El temperamento del Spitz Japonés

Este perrito gusta mucho de la compañía de los humanos, es alegre, inquieto, cariñoso y se adapta de maravilla a la vida en apartamentos, por eso es una mascota ideal apra familias numerosas.

Es muy leal con su amo y se adapta a los cambios sin presentar problemas. Puede convivir con otras mascotas, pero si llegase a presentar conflictos, su inteligencia le permitirá comprender y aceptar la situación.

Con su temperamento afable, no le cuesta llevar una buena relación con los niños de la casa, no así con los que visitan el hogar, de los que se siente desconfiado, al igual que de los adultos.

A pesar de su porte reducido, alberga gran cantidad de energía en su interior y en ocasiones podemos llegar a pensar que nunca se va a cansar. Le gusta mucho el ejercicio, aunque no lo necesita en demasía.

Aunque es bastante independiente, le gusta mucho la compañía humana, por lo que deberemos prestarle algo de atención a diario para que no se resienta.

Si bien su pelaje no necesita muchos cuidados, en época de cambio del pelaje suele soltar mucho pelo. Esto podemos controlarlo, aumentando la frecuencia de los cepillados, que pueden ser diarios y utilizando la aspiradora para eliminar los pelos molestos.

Fuera de estos cuidados y de la educación para que no ladre demasiado, estos perritos pueden brindarnos momentos inolvidables y resultarán un miembro muy querido de nuestra familia.

Características del Spitz Japonés

El Spitz Japonés es un pequeño perro proveniente de Japón. Este perro se caracteriza por su largo pelaje blanco. Es de carácter afable y cariñoso.

El Spitz Japonés es una raza de perros proveniente de Japón, de largo pelaje blanco. Esta raza es de carácter afable, muy leal y atento a su entorno. Es muy adaptable y suele convivir armónicamente con la familia.

Este pequeño perro de complexión robusta y flexible alcanza una talla de 30-38 cm en los machos y de 30-35 cm en las hembras. Su cuerpo es ligeramente más largo que alto, bien proporcionado con aspecto vivaz y elegante.

Descripción del Spitz Japonés

La cabeza del Spitz es de tamaño acorde al cuerpo, algo ancha y redondeada, con la frente poco desarrollada. Posee un stop (depresión naso-frontal) bien definido. El hocico es puntiagudo con labios adheridos y generalmente negros. La trufa es redondeada y negra, pequeña. Las mandíbulas son fuertes y posee mordida en tijera. Su rostro recuerda un poco al de los zorros.

Uno de los elementos que hace esta raza encantadora son sus ojos oscuros de forma almendrada, bastante grandes y levemente oblicuos. Con el delineado de los párpados negro, la mirada inteligente y despierta, es muy difícil resistírseles. Las orejas están emplazadas en lo alto, son triangulares y pequeñas, las lleva erectas hacia adelante, bastante juntas. La cola tiene forma de plumero con pelo largo que lleva enroscada sobre la espalda.

Tiene los hombros inclinados, con codos pegados al cuerpo y miembros delanteros rectos, musculosos. Los pies presentan dedos arqueados (pie de gato), con almohadillas gruesas que serán preferentemente negras, al igual que las uñas.

El pelaje blanco está compuesto por una doble capa, la externa con pelo más largo, separado y recto. La capa interna tiene pelo muy denso, más corto y suave. Lleva pelo más corto en la cara, las orejas, debajo de los corvejones y en la parte anterior de las patas. El resto del cuerpo tiene pelo largo, con una gola sobre el cuello y el pecho.

El adorable Spitz Japonés con su pequeña talla puede llegar a pesar entre 6 y 12 kilos. Su expectativa de vida es de unos 15 años. Pero si recibe el cariño y los cuidados necesarios, puede esperarse una vida más larga.

Manchester Terrier, un perro con temperamento gatuno

El Manchester Terrier es una raza inglesa bastante antigua, descendiente de perros cazadores de almañas. Estos perros tienen un gran parecido con los Dobermann.

El Manchester Terrier es una raza de perros muy parecidos a los Dóberman, pero su gran diferencia con esta raza radica en su tamaño.

La raza proviene de Inglaterra y tiene como sus antecesores a los Black and Tan Terrier del siglo XVI, de color negro combinado con zonas color fuego, los que estaban dedicados a la captura de toda clase de alimañas.

La llegada de la Revolución Industrial cambió los intereses de la gente, y estos perros fueron asignados a tareas de entretenimiento, como la captura de roedores dentro de una fosa. Las carreras de perros, donde también participaron.

Pero su aspecto actual se logró al cruzar a los Black and Tan Terrier con los Whippett, creándose una raza de perros ratoneros más ágil y rápida.

Características del Manchester Terrier

Esta raza es compacta y elegante, con cuerpo corto, el lomo apenas arqueado y las costillas bien arqueadas. Tienen el vientre recogido, con pecho profundo y angosto.

La cabeza tiene forma de cuña, larga y angosta, el hocico es ancho en la base y se afina hasta rematar en una trufa negra y brillante. Los ojos almendrados y oscuros, son pequeños y brillantes. Las orejas tienen forma de V, son pequeñas y están emplazadas en la parte alta de la cabeza, caen hacia adelante.

Poseen un pelaje corto, duro, denso y liso, color negro, alternando con zonas de color caoba. La cola está inserta en la parte alta de la espalda, es corta y cónica, la lleva caída y puede levantarla, pero no más del dorso.

El temperamento de los Manchester Terrier

Estos perros son muy independientes, reservados frente a los extraños y limpios, por eso se los compara con los gatos. Son alegres, muy fieles con sus amos. Siempre están alerta por cualquier ruido o movimiento.

Su temperamento gatuno requiere de sociabilización desde muy temprana edad para que se tornen más amigables. No son agresivos en general, pero como muchos Terrier, si se sienten asustados, no es raro que se defiendan dando un mordiscón.

Si bien pueden congeniar con los niños que se muestren respetuosos, no deben dejarse a solas con niños pequeños, nunca sabemos cómo reaccionará el perro ante los juegos bruscos u otras molestias que el niño pudiera ocasionarle.

Como es muy territorial y tiene instintos cazadores, debe ser sociabilizado con otros perros o mascotas, para que puedan convivir satisfactoriamente.

Por ser independientes y muy inteligentes, no responden de buenas al adiestramiento tradicional, pero sí lo hacen con el adiestramiento en positivo, aunque requiere de empeño y de imponer límites con firmeza y cariño.

Si bien tienen un comportamiento general bueno, no les gusta estar mucho tiempo solos, suelen desquitarse con los objetos de la casa. No son la mascota ideal para un apartamento pues tienden a ladrar mucho. Por su condición de cazadores, necesitan mucho ejercicio, caminatas y agility, son buenos para estos Terrier. No es una mascota apropiada para personas irritables ni sedentarias, por lo que no se los recomienda como perros de compañía para adultos mayores.

El Maltés, un Bichón color nieve

El Maltés es un Spaniel. Esta raza es muy antigua y se cree que sería la raza de perros falderos europeos más antigua.

El Maltés es una raza de Bichón, perro pequeño de pelo largo y carácter alegre. Los Bichón Maltés pertenecen a los Spaniel y la raza tiene más de 2800 años de antigüedad. Esta raza se cree natural de la isla de Malta, pero se han encontrado testimonios de su presencia en tumbas egipcias.

También podemos encontrarlo retratado en cerámicas griegas y en los textos de poetas romanos. Es probable que sea la raza de perro faldero más antigua de Europa.

Estos pequeños simpaticones poseen un pelaje abundante y un carácter afable, por lo que han sido una de las razas de compañía más apreciada. Son perros sensibles e inteligentes, por lo que gustan de la vida en familia. Se acomodan muy bien a la convivencia con niños, a menos que los molesten.

Los cuidados del Maltés

A pesar de todo anteriormente expuesto, a la hora de educarlos se pueden poner un poco tercos y requerir de toda nuestra paciencia, pero un entrenamiento en positivo y mucho amor, podrán sacarlos adelante.

Es aconsejable el entrenamiento en obediencia, esto mejora su relación con sus amos y le permite sociabilizar con otros perros. También podemos llevarlos de paseo para cumplir ambas funciones, aunque no requieren de mucho ejercicio.

En la etapa adulta tienden a ganar peso, pero nada que no podamos controlar con la alimentación balanceada acorde a su edad y un buen ejercicio.

Su hermoso pelaje requiere muchos cuidados para mantener su color inmaculado, principalmente en la zona de los ojos y la boca, que pueden mancharse con las lágrimas y la saliva. También necesitan de cepillado diario para mantener el pelo desenredado y evitar que caiga por toda la casa. Es bueno llevarlos al peluquero de vez en cuando, para un recorte y un buen tratamiento para el pelo.

Las uñas también deben ser atendidas, principalmente en aquellos ejemplares que viven en apartamentos, pues no se desgastan naturalmente y tienden a crecer demasiado. No debemos olvidar las orejas, requieren de higiene y revisión periódica. Debemos limpiar los dientes de nuestro perro de acuerdo al consejo del veterinario. No siempre es necesario lavarle los dientes, en general bastará con comprarle un juguete especial para la limpieza de dientes, y el perro hará el trabajo mientras juega.

Pequeño Lebrel Italiano, una raza antigua

El Pequeño Lebrel Italiano es una raza antigua que se estima existía seis mil años atrás. Este pequeño galgo ha sido siempre un buen perro de compañía y ocasionalmente un buen corredor.

El Pequeño Lebrel Italiano o Galgo Italiano, es el galgo más pequeño. Se encontraron restos de un perro muy parecido en una tumba egipcia de 6000 años de antigüedad. De acuerdo a las pinturas de los templos y palacios, se cree que es la misma raza que habitaba en Grecia y Turquía, dos mil años atrás. Se supone que llegó a Roma a través de los fenicios. Esta raza fue la favorita de la nobleza medieval europea y aparecía con frecuencia en las pinturas cortesanas. En la actualidad, su figura persiste en algunos logotipos y escudos de armas.

A pesar de ser un lebrel, su principal destino fue casi siempre el de perro de compañía, aunque ha sido empleado en la caza de pequeños animales ocasionalmente. Otra tarea que le ha tocado desempeñar es como competidor en las carreras de perros, aunque debido a su pequeña talla, no es tan requerido como otras razas de lebreles.

Características del Pequeño Lebrel Italiano

Este perro tiene forma cuadrada (largo igual a la altura hasta la cruz). Su aspecto es muy parecido al del Greyhound y al de Sloughi, pero con un tamaño menor y su osamenta más fina.

Este perro de silueta grácil y distinguida, tiene la cabeza estrecha y alargada, con un hocico también estrecho y puntiagudo. La trufa y los labios son oscuros, preferentemente negros. Tiene ojos grandes de color oscuro, muy expresivos. Las orejas están implantadas en lo alto y son pegadas y replegadas hacia atrás, en forma de rosa.

Posee una espalda recta y musculosa, con lomo arqueado. El pecho es profundo, típico de los lebreles, para alojar unos buenos pulmones y un corazón grande de corredor. La cola es delgada en toda su extensión y se inserta en la parte baja. La altura a la cruz es de 32-38 cm, con un peso que no supera los 5 kg.

El pelaje es fino, corto y lustroso. Debe ser de un solo color, negro, gris, amarillo y gris pizarra. Puede presentar manchas blancas en los pies y el antepecho, pero es la única excepción al color liso.

Son perros muy afectuosos, dóciles y leales. Frente a los extraños se comportan tímidamente y pueden ser reservados, por lo que deben sociabilizar desde muy pequeños.

Son buenos perros de guarda, aunque no suelen ladrar. Debido a su tamaño y constitución, no sirven como perros de protección.

El entrenamiento tradicional no funciona con ellos, pero pueden ser educados en buen nivel, empleando métodos de adiestramiento en positivo. Uno de los puntos conflictivos con esta raza, es el espacio para las necesidades, no suelen respetar el hogar.

No son mascotas aconsejables para familias con niños pequeños, ya que nos toleran las brusquedades de los niños. Además, su constitución frágil podría ocasionarles daños serios.

Pueden convivir satisfactoriamente con otros perros si fueron sociabilizados de pequeños. Pero su instinto cazador se puede desatar con animales pequeños como conejos, cobayos, etc.

Son perros bastante saludables, su principal problema puede estar en sus huesos, ya que son delgados y por tanto, están expuestos a fracturas, luxaciones y fisuras, sobre todo antes de su etapa adulta. Por ello debemos manejarlos de manera apropiada. Su esperanza de vida es de 12 a 15 años.

Ocasionalmente pueden padecer: epilepsia, atrofia progresiva de la retina, trastornos autoinmunes, hipersensibilidad a químicos y medicamentos. Por su complexión sufren mucho del frío y debemos protegerlos durante el invierno con mantas y ropa para perros. No son perros aptos para la vida en el exterior, deben vivir dentro de la casa. Se adaptan perfectamente a la vida en apartamentos y pueden ejercitar dentro del hogar. Sin embargo, necesitan complementarlo con ejercicio al aire libre.

El cuidado de su pelaje es muy sencillo, ya que no pierden casi pelo, por lo que son ideales para personas alérgicas. Su higiene se realiza mediante cepillados ocasionales, lavados con un paño húmedo y si es necesario, un baño. En caso de bañarlos, necesitan ser secados completamente para evitar enfermedades, pues son muy friolentos.

Lhasa Apso, el perro cabra

El Lhasa Apso es una raza de perros pequeños, caracterizados por su largo pelaje liso. Son originarios del Tibet, donde eran criados para la guarda de los templos y como símbolo de fortuna para visitantes ilustres.

El Lhasa Apso es un perro de talla pequeña y largo pelaje, originario del Tibet, donde era criado como símbolo de suerte por el Dalai Lama en su corte, para obsequiarlos a los visitantes importantes.

Su segundo nombre, Apso significa “cabra”. Dicho nombre se le adjudicó por la semejanza de su pelaje con el de las cabras.

Debido a su aspecto y carácter afable, este perro es muy atractivo como mascota. Es dócil y juguetón, además tiene buena tolerancia con los niños, siempre y cuando no abusen. Sin embargo, son muy demandantes con su amo y si no se les educa, pueden presentar problemas de comportamiento y celos.

No se llevan del todo bien con otros perros en el hogar. Son muy buenos guardianes, aunque siempre están dispuestos a recibir a la visita autorizada. Su hermoso y largo pelaje requiere de muchos cuidados, principalmente de un cepillado diario.

Descripción del Lhasa Apso

Este perro tiene una altura hasta la cruz de 23-28 cm, aproximadamente. El pelo es largo y liso en todo el cuerpo. Es abundante y de textura áspera. Posee dos mantos, uno externo, largo y liso y otro interno, corto y suave. Puede tener cualquier color, sea sólido o bicolor. Su cola es muy peluda y la mantiene arqueada sobre la espalda.

El pelaje extremadamente largo del Lhasa Apso le servía para mantener el calor durante los meses de invierno en el Tibet, así como para protegerlo de la radiación solar que se reflejaba en la nieve.

Es muy cariñoso con su amo, pero en ocasiones puede ponerse celoso de la compañía de niños pequeños u otros perros. Su carácter tan particular requiere de un amo que lo comprenda. Según las creencias tibetanas, estos perros albergaban el alma de su dueño si moría antes que él. Su expectativa de vida está entre 13 y 14 años.

Komondor el perro con rastas

El Komondor es una raza de perros proveniente de Hungría. Estos peculiares perros fueron utilizados como pastores de ovejas, de allí su pelaje que semeja rastas y le permite camuflarse en el rebaño.
contenido:

El Komondor es una raza de perros de apariencia espectacular debido a su pelaje en forma de rastas o dreadlocks. Este perro pastor proviene de Hungría, es de complexión robusta y gran tamaño. A pesar de ello y de su pelaje, es muy ágil y puede desplazarse con facilidad.

Se lo utilizaba para la protección de los corderos, a quienes debía defender tanto de lobos y osos, como de salteadores. De allí su pelaje que se asemeja al de las ovejas.

Cuando las superficies ganaderas de Hungría disminuyeron a favor de las estepas cultivables, la tarea de pastor ya no tuvo demanda. Esto habría provocado la extinción de la raza, pero fue salvada por los criadores, quienes se interesaron en su vistoso pelaje y su fuerza.

Con su aspecto de gigantesco perro de lana, el Komondor lleva ocultos sus ojos y sus miembros bajo el pelaje largo, áspero y trenzado. Su cola se inserta en la parte baja y está curvada.

Debido a su naturaleza de pastor, está acostumbrado a la vida rústica al aire libre y resulta difícil de educar, pero requiere firmeza. También necesita mucho espacio para ejercitar. Es un perro valiente y muy activo, resulta un excelente vigilante pues nunca duerme profundamente. Sin embargo, no acostumbra ladrar sin motivo. Es muy inteligente y fiel a muerte.

Su educación no es cosa sencilla por su vitalidad y fortaleza, además de su naturaleza rústica. Tiene un temperamento independiente y no se muestra demasiado cariñoso, prefiere la vida en el campo y le cuesta mucho adaptarse a la ciudad. Pero, en cambio, se muestra muy tolerante y dócil con los niños.

El cuidado de su pelaje es muy difícil. El mismo no puede ser peinado o cepillado, pero sí se puede esquilar, ya que no muda su pelo. Esto sumado a su independencia, no lo ponen a la cabeza de los elegidos como mascota.

Características del Komondor

Es un perro de gran tamaño, con una altura mínima de 65 cm en las hembras y 70 cm en los machos y un peso que oscila entre 40 y 60 kg.

El otro detalle que resalta en esta raza es su pelaje blanco, que es largo, grueso y forma mechones semejantes a rastas. Dicho pelaje está compuesto por una capa interna fina y corta, y la capa externa de pelo rústico. La razón de este pelaje está en su labor, ya que le daba un aspecto semejante al de una oveja, por lo que se podía camuflar en el rebaño, facilitando su tarea de vigilancia. El pelaje también oficiaba de armadura que lo defendía de las mordeduras de los lobos, cuyos dientes no lograban traspasar la gruesa mata de pelos.

De temperamento tranquilo usualmente, este perro es muy ágil, capaz de saltar y atacar a cualquier depredador. Pero necesita de mucho ejercicio al aire libre, por lo que no es un perro aconsejable para la vida en ciudad. Sí resultará una mascota valiosa en una finca o casa de campo.

Debido a su genealogía, estos perros no sufren muchos padecimientos congénitos. Pueden padecer displasia de cadera y torsión gástrica como cualquier raza grande. También pueden presentar problemas de piel si no se mantiene una higiene adecuada, debido a las características de su pelaje.

Keeshond, el perro de la gente

El Keeshond es una raza de perros proveniente de Países Bajos, emparentado con los Spitzes. Es un perro mediano con un pelaje superabundante y carácter muy sociable.

El Keeshond es una raza canina proveniente de Países Bajos y emparentada con los Spitzes. Esta raza se conocía como Wolfspitz hasta 1926. Es descendiente del Elkhound Noruego, del Samoyedo, el Chow Chow, el Pomerano y otras razas. La raza estuvo por desaparecer a fines del siglo XIX.

Es un perro de talla media con un pelaje muy abundante, que se empleaba como perro de botes y barcazas de río, donde desempeñaba tareas de vigilancia y control de roedores. También se lo utilizó para el control de roedores en fincas de campo.

Tiene un carácter amable, es fácil de adiestrar y es muy inteligente. Es muy fiel a su dueño y puede convivir con otras mascotas. Pero su fidelidad lo torna demandante y si no tiene atención suficiente del amo, puede volverse ladrador y destruir objetos. Por eso requiere de educación temprana, para que acepte los cuidados de los demás miembros de la familia.

Puede vivir en casa o apartamento. Necesita ejercicio diariamente y cepillado, ya que suelta mucho pelo.

Características del Keeshond

Este perro alcanza los 43 cm de altura en las hembras y 48 cm en los machos. El peso varía de 25 a 30 kg respectivamente.

De cabeza mediana, de forma triangular con orejas pequeñas y triangulares implantadas en alto, las mantiene siempre erectas. El hocico se afina hacia la trufa, que es mediana y negra.

El pelaje de estos perros es largo, un poco áspero y muy pero muy tupido. Cuenta con un collar más largo y tupido que le da un aspecto aleonado. El color varía de acuerdo a la zona del cuerpo, siendo más oscuro en la cara, más claro en el resto de la cabeza, el cuello, el vientre y la cola. En la espalda es oscuro y puede ser casi negro en algunas partes. La cola es mediana, con forma de plumero y la mantiene arqueada sobre la espalda.

Por lo general paren de cuatro a cinco cachorros. Pero pueden llegar a parir diez en la misma camada. La expectativa de vida de esta raza está entre los doce y trece años.

El Labrador, un perro familiar

El Labrador es una raza de perros originaria de Terranova. Se cree que descendieron de los perros llevados por los primeros colonizadores de la región.

El Labrador o Labrador Retriever es una raza de perros proveniente de las islas de Terranova en Canadá. Se supone que desciende de los perros llevados por los primeros colonizadores europeos de la región, de los cuales derivan el Labrador Retriever y el Terranova.

Este perro se empleaba como auxiliar de pesca, para tareas desde tierra ayudando a los pescadores con el despliegue de las redes, y desde los botes, lanzándose al agua a para llevar las cuerdas de las redes que se tendían desde los botes. También se encargaban de recoger todo aquello que caía fuera de borda.

La pesca de Terranova era vendida en Inglaterra, donde no tardaron en codiciar a estos perros, por lo que se convirtieron en una fuente de ingresos extra para los pescadores. En Gran Bretaña eran usados para la caza por sus cualidades de cobrador.

Para fines del siglo XIX, la raza estaba en peligro debido a la imposición de impuestos sobre la tenencia de perros en su país, y las exigencias que el gobierno británico imponía sobre la importación de esta raza. La escasez de ejemplares para la cría obligó a efectuar cruces para que subsistiera la raza a pesar de la falta de ejemplares. Por ello se los cruzó con el Retriever de pelo rizado, el de pelo liso y otras razas de caza. Esto aumentó sus instintos de caza y afortunadamente no produjo cambios significativos en su aspecto general.

Descripción del Labrador

El Labrador es una excelente mascota para quienes tienen casas con algo de espacio o fincas, donde el perro puede ejercitar a sus anchas. Sin embargo, este perro se adapta a la vida en un apartamento si le proporcionamos suficiente ejercicio.

Es aconsejable comenzar su educación desde muy pequeño. Es un buen guardián, pero también un perro muy cariñoso con la familia. Siempre lleno de energía, este perro debe socializar con otros perros y personas para mejorar la convivencia.

Es un perro adaptable, inteligente, muy fácil de educar. Ama a los niños y resulta un gran compañero de juegos, además de que los defenderá fieramente si es necesario. Suele llevarse muy bien con otras mascotas. Es una raza muy saludable, aunque si no lo hemos adquirido en un criador responsable, podría presentar alguna enfermedad hereditaria: displasia de cadera, cataratas y enfermedades de la retina, osteochondrosis (displasia de codo), alergias, problemas de piel, muy raramente epilepsia, sordera cuando son viejos.

Dadas sus cualidades, los cachorros de labrador son excesivamente activos y deberemos proporcionarles juguetes para poner nuestras pertenencias a salvo. Llegada la etapa adulta, cambiará la destrucción de objetos por el ejercicio, de modo que deberemos proporcionárselo para que se mantenga saludable.

Su pelaje denso, preparado para el frío y el agua, se suelta frecuentemente, por lo que requiere de cepillado al menos tres veces por semana.

Necesita mucho ejercicio, por lo que deberá tener su caminata diaria y si ésta incluye un tiempo para jugar, tanto mejor. Podemos llevar una pelota, un palo, cualquier objeto que nuestro Labrador se interese por cobrar. En caso de llevarlo de viaje al campo, es mejor mantenerlo cerca, pues su instinto lo instará a meterse al agua y correr por el lodo sin inmutarse.

Es un perro de talla grande y constitución musculosa, pero no excesiva. De forma levemente rectangular, este perro tiene el aspecto de un perro de trabajo. La altura hasta la cruz es de 57-62 cm en los machos y 55-60 cm para las hembras. Con un peso que va de 27-37 kg en machos y 25-32 kg en hembras.

La cabeza del Labrador es grande y ancha, con el hocico del mismo largo que el cráneo, ambos son planos y paralelos. Los ojos son castaños y están bien separados y poseen una mirada amistosa. El stop está moderadamente definido. El hocico es ancho de largo mediano. La trufa tiene las narinas bien abiertas y es negra en los ejemplares de pelo negro y amarillo, pero en los de color chocolate, es castaña. La mordida es en tijera. Las orejas son medianas y están implantadas muy separadas y caídas.

Las patas delanteras son rectas y musculosas. La particularidad de esta raza es que tienen membranas interdactilares que les sirven como remos en la natación.

El pelaje está compuesto por dos mantos, el manto externo con pelo corto, recto y algo duro, y el manto interno que es denso, fino, más claro que el externo y resistente al agua. Lleva el pelo corto para evitar la congelación, debido a sus antepasados pescadores en Terranova. Debe tener un solo color, siendo el más común el negro, pero también hay ejemplares amarillos y chocolate. La cola tiene un largo medio, con pelo corto y se mantiene recta hacia atrás.

Esta raza suele parir seis o siete cachorros por camada. Pero se han visto camadas de 15 cachorros. La expectativa de vida de estos perros es de 12 a 14 años.

El Kuvasz, un perro con temperamento

El Kuvasz es una raza de perros de pastoreo originaria de Hungría. Esta raza se supone que llegó a territorio húngaro en la antigüedad. Su nombre proviene del turco y significa “guardián seguro”.

El Kuvasz es una raza de perros de pastoreo proveniente de Hungría. Estos perros son orgullosos, tercos, independientes y seguros de sí mismos.

El origen de esta raza es controversial, hay opiniones que lo sitúan en Hungría desde tiempos de los hunos, mientras que otras sustentan que habría sido introducida por los mogoles, proveniente de Turquía y Asia. Su propio nombre es de origen turco y significa “guardián seguro”.

Fue la raza preferida de la nobleza húngara durante siglos, pero las dos guerras mundiales produjeron una disminución importantísima en la población del Kuvasz. Pero fue durante la revuelta de 1956, que la raza prácticamente fue aniquilada.

De constitución sólida, gran talla y aspecto distinguido, este pastor se desempeña también como un excelente guardián, ya que es un perro valiente y arrojado.

Descripción general del Kuvasz

Requiere una educación temprana debido a su temperamento fuerte. Su níveo pelaje tiene como inconveniente que suelta mucho pelo en temporada. Necesita mucho espacio para ejercitarse, no olvidemos que es un perro pastor. Por estas cualidades, es un perro de gran resistencia a las condiciones climáticas, puede soportar la nieve sin inmutarse.

El Kuvasz es una mascota cariñosa e inteligente, tranquilo, valiente, desconfiado con los extraños, es un guardián excelente. A pesar de su aspecto sobrio, es muy juguetón y un fantástico compañero para los niños.

Como perro pastor resulta infatigable y es capaz de defender al rebaño de los depredadores. También se lo ha empleado como perro de caza, para la persecución de jabalíes, osos y lobos. Debido a su fortaleza y valentía, la policía y el ejército húngaros, lo emplean como perro auxiliar.

El Kuvasz es de talla grande, pelaje tupido de largo medio, ondulado y de color blanco inmaculado. De forma rectangular, su cuerpo es musculoso y proporcionado. Es un perro muy ágil y vivaz.

De temperamento bravío, arriesgará su vida para defender aquello que se le haya encomendado. Es fiel, confiable, y devoto de su dueño y territorio. Pero cuidado con los malos tratos, se tornará terco y desobediente. Su mantenimiento es sencillo, no se quejará por nada a cambio de cariño y algo de dedicación.

Su cabeza tiene forma de cuña, es ancha con la frente levemente marcada y es proporcional con su cuerpo. Posee un surco frontal marcado. El stop no está bien definido. El hocico es ancho y está rematado por una trufa negra. Los labios son negros y están pegados. Las mandíbulas son fuertes con mordida de tijera. Los ojos son almendrados, color marrón oscuro y algo oblicuos. Las orejas tienen implantación media, están separadas. Terminan en punta redondeada y caen pegadas a la cabeza.

El cuerpo es firme, algo rectangular. La grupa desciende levemente. Las patas son rectas y de largo medio. La cola peluda cae recta y curvada en la punta. El pelaje es tupido, áspero y ondulado, de color blanco nieve, pero se admiten los colores marfil. Tiene una capa interna más suave y corta.

La altura hasta la cruz es de 71-76 cm en los machos y de 66-70 cm en las hembras. Con pesos de 48-62 kg en los machos y de 37-50 kg en las hembras.