Características del Spitz

El spitz es uno de los perros domésticos más antiguos que existen, pues se considera que desciende directamente de los perros de las turberas del neolítico y que convivió con el hombre en los poblados prehistóricos.

El Spitz es uno de los perros domésticos más antiguos que existen, pues se considera que desciende directamente de los perros de las turberas del neolítico y que convivió con el hombre en los poblados prehistóricos.

Con diversas variedades, distintas en tamaño y color, todos ellos tienen evidentes característi­cas comunes, como el aspecto lupoide, con orejas erguidas, hocico puntiagudo y cola peluda.

Perro de guardia, de caza y de arrastre, su carácter sociable y su gran ductilidad lo han conver­tido, sin lugar a dudas, en “el mejor amigo del hombre”. Es un animal curioso y atrevido, pro­visto de un suntuoso pelaje y muy seguro de sí mismo. Notablemente inteligente, se le puede adiestrar sin dificultad y, además, es receptivo a aprender numerosos trucos y es capaz de desempeñar todas las tareas que se le confíen.

Es de carácter activo y muy juguetón, bastante ladrador, pero también tierno y afectuoso. En especial las variedades medianas y grandes se lle­van maravillosamente bien con los niños, con los que mantiene una perfecta camaradería.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *